jueves, 29 de diciembre de 2011

Guillermo Taboada Infante, pintor e ilustrador tudense


Poucos datos temos do tudense Guillermo Taboada Infante (nado nesta cidade no ano 1909). Comezou a súa formación artística en Granada co pintor Morcillo (Trátase de Gabriel Morcillo Raya, pintor e copista que dende 1922 é o director da Residencia de Pintores da Alhambra e posteriormente profesor da Escola de Artes e Oficios da cidade en que nacera en 1887e na que morrería en 1973).
En 1926 solicita unha pensión á Deputación de Pontevedra e envìa varios retratos á exposición previa de artistas que aspiraban a bolsa. No mes de febreiro concédenlle a pensión, de tres mil pesetas anuais, para estudiar pintura na especialidade de figura, na Academia de Belas Artes de Madrid, onde durante o curso 1926-1927 preparou o ingreso que aprobou. En febreiro de 1926 comeza a colaborar no “Faro de Vigo”, con viñetas que lembran ás que, polas mesmas datas, se publican na revista madrileña Buen Humor. Guillermo Taboada sumábase a unha longa lista de importantes ilustradores do diario vigués, entre os que figuraban Federico Ribas, Carlos Sobrino, Castro Gil, Cebreiro, Ignacio Senra e Torres.
No mes de marzo de 1926 expón nos escaparates da Libreria Española da rúa do Príncipe de Vigo “Mariñeiro de Teis”, “Un marino” e os retratos de Andrés Amor, Joaquin Pesqueira e Manuel Lustres Rivas todos pintados ó óleo.

Retrato de Andrés Amor Pereira, 1925

En 1927 solicita a prórroga da pensión pero denéganlla, o mesmo que volve suceder ao ano seguinte. Durante o curso 1927 – 1928 continuou estudiando na Escola de San Fernando, pero non hai constancia de que finalizase os seus estudios; probablemente o feito de quedar sen a pensión debeu se-lo motivo polo que os abandona. Aqui pérdese a pista deste pintor, pero a aparición da sinatura “Guillermo Taboada” en varios artigos de arte galega da revista “Galicia Emigrante” publicada por Seoane en Bos Aires durante os anos 50, indúcenos a pensar que se trasladou a Arxentina onde se dedicou á crítica de arte.”

Podemos completar estes apuntes biográficos con dúas noticias breves. Por unha banda que Taboada Infante completou os seus estudios pois no ano 1933 se incorpora como Profesor a través dos cursos de selección e perfeccionamento convocados ao abeiro do Decreto de 23 de xuño de 1933 e que logo non chegou a exercer posiblemente por razón políticas, pois por un Orde Ministerial de xaneiro de 1978 Guillermo Taboada Infante é integrado como Profesor Agregado dos Institutos Nacionais de Ensino Medio na especialidade de debuxo. O que encaixaría con enunciado anteriormente sobre a súa estadia en Arxentina.
Por último morre en Madrid o 17 de decembro de 2006 aos 97 anos de idade.


Bibliografía:
"Os pensionados da Deputación de Pontevedra (1864-1933)". Pontevedra, 2003

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Navidad en el Bajo MIño por Eliseo Alonso

A inmediata celebración das festas do Nadal e Aninovo é ocasión propicia para desexar a todos os seguidores de “Tudensia” moita felicidade e que a luz que nestas días alenta nos costumes e tradicións non fique oscurecida polo consumismo. Bo Nadal e feliz 2012.
Recuperamos para estas datas un texto do escritor e investigador "miñoto" Eliseo Alonso sobre o Nadal na nosa comarca.

"Paisaje con ovejas" (1950), de Antonio Fernández

NAVIDAD EN EL BAJO MIÑO por Eliseo Alonso

Pese a la escarcha del sendero, la Navidad es un  tiempo suave, tierno y tibio como el musgo que se busca para el nacimiento campesino. Con el vuelo de las “paxoliñas” mozas y mozos bajan de la montaña, suben de las orillas del río. Dios ha nacido en los pagos del Bajo Miño.
La luna brilla y se asombra en las cofias, justillos, dengues y mandiles del bello traje popular de las tatarabuelas que resucitan a cantar estas mismas canciones de la moza, que hace años con estas mismas galas, cantara otra moza distante en los pagos que sigue mojando la luna de invierno.
Por ser rayanos con Portugal, nuestros folklores están con un pie de sentimiento en la orilla opuesta. El Miño no es frontera etnográfica ni racial. Asi los “aguinalderos” se llaman aquí , como entre los portugueses, “ranchos de reises”, por salir desde Nochebuena hasta Reyes. El rancho acompaña sus nadales con la gaita, conchas, panderetas y ferriños. Los cohetes de “tres estralos” brillan en la noche señalando la aproximación del rancho de reyes con su estela de luz, tal vez por simil con la estralla que guiaba a los Magos hacia Belén. Cada vez que el rancho se pone en camino se lanza a los aires un nuevo “fuego”.
En la paz de la aldea un gallo canta y anuncia: “¡Naceu Dios!”. Otros gallos confirman la buena nueva: “¡Dios ha nacido!”. Y unas ovejas responden: “¡En Belén, en Belén!”.
En el pesebre ya están la oveja, el burrito harinero o leñador y el buey de las labranzas y el que tira de nuestro carro cantarín, que más que figuras de una Belén, son un retablo vivo en el “nacimiento” de nuestros campos y vegas.
El Niño Dios ha nacido en los pagos del Bajo Miño. Pronto llegará el nuevo día, y desde los prados la laberca volará al cielo, anunciando, cada vez más alto, en un remontar la júbilos, la gran noticia de la Cristiandad.
En Tuy ha monumental cabalgata de Reyes, con reparto de juguetes a los niños pobres, que es una de las nobles tradiciones tudenses. Los niños salen con su ronda a su Compañero Dios. Los mendigos cantan solitariamente. Entre estos menesterosos fueron populares con su canción Rosa Monta y Sé de Barrantes, que acompañaban su villancico golpeando un palo sobre una palangana vieja. Creo que ambos ya tienen una mejor Navidad.
Las campanas comienzan su alegre repique. Nuestras campanas hablan así: “Morreu unha vella, morreu unha vella”, comienzan las de San Miguel de Tabagón. Las de San Juan de Tabagón dicen: “Deixou unha manta, deixou unha manta”. En las Eiras piden: “Repartámola, repartámola”. Y la campana grande, de Goyán, dive “Non, non”.

Cuando el aguinaldo se canta por Año Nuevo tiene otra variante. Se llama de “Manueles”. Ir a los manueles cuenta con muchos espontáneos, aunque no se hayan ensayado previamente. Se presentan con esta canción:
            Esta casa está fayada
            fayadiña de papel
            o señor que vive n-ela
            chámase señor Manoel.
Si abren la puerta, todo termina en la bodega manuelina, entre pipas, algunas chorizas y roscas, con que obsequia a los cantores el señor Manuel. Cuando no se abre la puerta, pueden cantarse alguna coplas que seguramente no me dejarían publicar.

Eliseo Alonso
(Fragmente de un libro sobre el Sur de Pontevedra, de próxima aparición)

En Boletín Informativo del Centro de Iniciativas y Turismo de Tuy,  año V, nº 56, diciembre 1965.


Por se alguen ten interese lembramos outros post sobre o Nadal tudense neste blog:
http://tudensia.blogspot.com/2008/12/un-nadal-tudense-con-boleardos-e-bandos.html
http://tudensia.blogspot.com/2010/01/os-bandos-de-reis-tudenses.html

sábado, 10 de diciembre de 2011

Yzquierdo Durán, ilustrador tudense. Breve noticia.

Jose Yzquierdo Durán foi un popular ilustrador que radicado en Madrid realizou, nas primeiras décadas do século XX unha prolífica producción en todo tipo de publicacións, tanto periódicas como en libros. Son moi escasas as noticias sobre a súa traxectoria que poidemos acadar non así imaxes da súas obras, que ocupan as portadas de numerosas edicións das segunda e terceira décadas do pasado século.
O erudito Manuel Fernández-Valdés no seu excepcional libro “Familias antiguas de Tuy” nos informa que Jose Izquierdo Durán era fillo do avogado tudense José Izquierdo Sarmiento, que foi secretario do Concello tudense, e de Concepción Durán Mera, dunha familia de longa tradición na cidade. Tiveron tres fillos, Celso, que foi crego ocupando, entre outras, a parroquia de Piñeiro, Pilar, que foi directora moitos anos do “Hogar Rosendo Salvado” dependente do Auxilio Social nos anos da ditadura, e José, de quen hoxe nos ocupamos.
José Izquierdo Durán naceu en Tui no anos 1890 e desenvolveu en Madrid a súa traxectoria como ilustrador. Asinaba os seus deseños dun xeito arcaizante, “Yzquierdo Durán” colaborando asiduamente en xornais e revistas como “Esfera”. Realizou as portadas e ilustracións do numerosas coleccións de teatro e de novela curta, como foi o caso de “Mejores poetas contemporáneos”, etc que acadaron tiradas moi amplas polo seu caracter popular. Autor de moi boas cubertas, como a realizada en 1925 para a novela de Emiliano Ramírez Ángel “Vuelos de golondrinas” por so citar un exemplo.



Está considerado, polos estudosos, un dos mestres do xénero da ilustración española do século XX. Figura como afiliado no ano 1936 da Agrupación socialista madrileña.
Estes son os escasos datos que, ata o de agora, posuímos sobre este ilustrador orixinario da nosa cidade de quen ofrecemos de seguido algunha das súas obras.










martes, 29 de noviembre de 2011

Sobre a chamada "vara de medir" tudense


A popularmente coñecida como “vara de medir” ubicada nunha casa na esquina da rúa Tide e Antero Rubín, xunto a onde estivo situada a Porta do Arco, foi recentemente remozada, retirando o cemento que ocultaba os arcos conopiais que en senllas ventás conforman un excepcional conxunto decorativo.

Este feliz arranxo permite unha visión máis completa e atinada destes elementos, resultando máis evidente, se cabe, que a, popularmente chamada, “vara de medir” corresponde cunha columna, co seu fuste decorado, que divide as dúas artísticas ventás existentes neste baixo.  Estamos diante dúas ventás xeminadas separadas por un parteluz ou mainel. Namentras as ventás están decoradas con senllos arcos conopiais, o mainel está ormanentado cunha columna adosada enmarcadas por dúas liñas gravadas na pedra, que alternan na súa superficie espazos de volumen e espazos de vacio, e que dan a este parteluz unha maior prestancia.



Xa no pasado mes de agosto os amigos do blogue “Tui, ruegos y preguntas” demandaron a miña opinión sobre esta suposta “vara de medir” afirmando daquela: 
"la popular "vara de medir" presenta en mi opinión muchas dudas de que sea lo que la voz popular o la tradición dice: el patrón-medida de la vara tudense, ubicado junto a la puerta del Arco. Su ubicación en un edificio privado y su perfecta integración con la decoración de la portada de aquella casa con los característicos arcos conopiales del siglo XVI tudense me suscitan dudas de que no sea más que una columna decorativa, pues por lo que conozco no existe documentación que avale su supuesta función de "vara". Hace falta un estudio al respecto para aclarar la funcionalidad de este elemento. De todas formas seria una interesante recuperar la decoración original de este inmuebles pues diversas intervenciones nos privan de contemplar en su integridad este valioso ejemplo de la arquitectura de nuestra ciudad".



Por sorte hoxe, tras esta pequena intervención realizada, xa podemos contemplar esta singular peza decorativa, característica da arquitectura tudense do século XVI, que está amáis protexida cun pequeno bolardo pétreo instalado ao seu carón, para evitar as rozaduras dos vehículos que a cotío transitan por esta rúa e que tanto teñen estragado no pasado estas ventás.
A vara era unha medida de lonxitude empregada en España dende a Idade Media. Aínda que fálase a miúdo da vara tudense non atopei, ata o de agora, documento algún ou referencia documental, onde figure a lonxitude desta pretendida vara propia da nosa cidade. Posiblemente, ao longo da Idade Moderna, a vara utilizada, especialmente para a venda de lenzos, no territorio tudense era a “vara castelán” moi amplamente estendida.
En xuño de 1658 Filipe II órdea recoñecer como “vara castelán” á de Burgos, aínda que noutras cidades e territorios continuaron usándose outras medidas baixo a mesma denominación. Así en 1746 Fernando IV ordenaba de novo o uso da vara de Burgos, que equivalía a 3 “pies” (un total de 0,8359 m). Amais sete pés equivalían á toesa empregada en Paris.
Haberá que agardar a “Ley de Pesas y Medidas” decretada polas Cortes e sancionada pola raíña Isabel II o 19 de xullo de 1849 para comezar a adaptación das medidas ao sistema métrico decimal. En decembro de 1852 se publican as táboas de correspondencias recíprocas entre os pesos e medidas métricas e as que continuaban en uso ata aquela altura.
Procurando a través deste marabilloso trebello da rede atopamos varios exemplos de vara de medir noutros lugares de España e como podemos comprobar manteñen todas unhas similitudes derivadas da súa funcionalidade que nada teñen que ver coa pretendida vara de medir tudense, que non non é mais que un fermoso elemento decorativo ao que a imaxinación  popular levou a identificar co patrón da vara tudense.

Vara de medir de Zafra

Vara de medir de Jaca


Vara de medir de Barcelona

Vara de medir de Sos del Rey Católico

Dende a Idade Media o Concello tudense era o encargado do “control de las medidas de los pesos y mercancias que entraban y se vendían en Tui, garantizando por un lado el buen abastecimiento de la ciudad y por otro la transparencia de las operaciones comerciales, función que estaría a cargo de los jurados” (Mª Carmén Sánchez Carrera: “El Bajo Miño en el siglo XV. El espacio y los hombres”, A Coruña, 1997, p. 218).
Nos reinos peninsulares existía á figura do “almotazén” ou responsable oficial de contrastar os pesos e medidas, tamén denominado, como é o caso tudense, como “fiel medidor”, un oficio público que tiña como función verificar a exactitude das medidas nas transaccións comerciais e polo que recibía una cantidade en especie ou diñeiro en cada unha das transaccións. Cando aparecen dificultades na facenda pública en moitas cidades este oficio público será enaxenado. O habitual era que o Concello conservase estas medidas patrón na súa sede ou na alhóndiga ou mercado público, que no caso tudense atópase primeiro na praza da Catedral (no que hoxe ocupa o Museo Dioesano) e logo nas inmediacións da Porta da Pía e na Corredoira. Pero este “fiel” contrastaba non só ás medidas de lonxitude senón os pesos, como por exemplo o da carne na carnicería de abasto público, ou daqueles outros productos sometidos a tributación (aceite, viño, gran, etc.).
En conclusión, non conservamos actualmente en Tui unha “vara patrón” desta medida de lonxitude, feito derivado posiblemente de que este contraste era obxecto de tributación e a súa colocación nun espazo público reduciría os recursos económicos do Concello. Consecuentemente, a popularmente denominada “vara de medir” corresponde cunha peza decorativa ou mainel que separa dúas ventas xeminadas ornadas con senllos arcos conopiais, característicos da decoración arquitectónica do século XVI, nun momento de reconstrucción urbana na nosa cidade, superados os tempos de crise baixomedieval.

sábado, 19 de noviembre de 2011

O outro Calvo Sotelo de Tui: Leopoldo


Se algunha vez escoitamos falar sobre a figura do tudense Calvo Sotelo, todos acostumamos a referirnos á José Calvo Sotelo, nado na nosa cidade en 1893, avogado e político, ministro de Facenda en tempos do Directorio de Miguel Primo de Rivera, lider do grupo monárquico "Renovación Española" na II República  e asasinado o 14 de xullo de 1936, nun acontecemento que para moitos apurou o levantamento militar que desencadeou a Guerra Civil.
Sen embargo, é amplamente descoñecida a figura de Leopoldo Calvo Sotelo, tamén nado na nosa cidade o 15 de novembro de 1894. Ambos eran fillos do xuiz Pedro Calvo Camina que exercía por aqueles anos esta función na nosa cidade. Pedro Calvo era natural de Meneses del Campo (Palencia) onde nacera en 1855 e logo de exercer a avogacia en Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) xa como xuiz residiu en, entre outros lugares, Bilbao, Huelma (Jaen), Castropol ou Lucena. En Ribadeo casou en 1887 con Elisa Sotelo Lafuente. Deste matrimonio ven a estreita relación que a súa familia manterá con esta vila galega.
En Tui nacen pois os dous primeiro fillos desta familia que posteriormente en A Coruña alumbrou en 1905 un terceiro descendente, Joaquín, avogado pero sobre todo recoñecido pola súa dedicación literaria
Leopoldo Calvo Sotelo, pai do político do mesmo nome que ocupo a Presidencia do Goberno de España nos anos 1981 e 1982, nace no Paseo da Corredoira tudense, nunha cada que hoxe presenta un lamentable aspecto. Fará os seus estudos nos Institutos de A Coruña, Lugo e Zaragoza, cidade onde comeza a súa carreira de dereito que culminará en Madrid, acadando premio extraordinario. Foi oficial letrado do Consello de Estado, onde ingresou por oposición co número 1 en 1920; oficial do Consultorio Jurídico do Consello de Traballo e secretario xeral da Cámara Oficial do Libro, de Madrid, por concurso.
Entre as súas publicacións de tipo xurídico cabe reseñar: “Apuntes de Derecho Político y Administrativo” (1920-27); “El libro español en América”, memoria premiada polo Ministerio de Traballo e publicada pola Cámara Oficial do Libro de Madrid en 1927.


Pero foi tamén autor de diversas obras de creación literaria: “Don Severo. Meditaciones de un jefe de negociado”, novela curta; “Ribanova, una vez era un pueblo” (1928).“Ribanova” é a súa obra máis afamada; trátase dunha novela ambientada en Ribanova (Ribadeo) onde o autor con grande capacidade descritiva relata “con exactitude e gracia humorística, os costumes, recelos, envexas e intrigas provincianas, con sinxeleza e notable axilidade servíndose dun fío narrativo interesante e pintoresco”
Ao ano seguinte en 1929 sae do prelo “Historias de suicidas”, un conxunto de dez relatos humorísticos cun “estilo xenuíno, un estilo ondulante, gracioso, xentil, que gosta dos finos matices tanto como do vivo choque da antíteses e do contraste”.
Leopoldo Calvo Sotelo casou en 1923 con Mercedes Bustelo García, filla de Ramón Bustelo González, deputado a cortes e senador. Tiveron cinco fillos: Leopoldo, enxeñeiro de camiños e presidente do goberno en 1981-82; María Luz Carlos, casada co diplomático Fernando Moran López, ministro de Asuntos Exteriores en 1982 e 1985; María de las Mercedes Elisa Rosario que casou con Jorge Ignacio Cabrera Sánchez, pais da Ministra de Educación entre 2006 e 2009.Mercedes Cabrera Calvo-Sotelo; Ana María del Pilar, casada co fundador de Ferrovial, Rafael del Pino e Moreno; e María Rosa Enriqueta.
Leopoldo Calvo Sotelo morreu en Madrid en 1933. Sirvan estas liñas para recuperar o nome destoutro Calvo Sotelo que reclama a súa lembranza na memoria da nosa cidade.

domingo, 30 de octubre de 2011

"Los órganos de la Catedral de Tuy" (1925) de Pablo Pérez Costanti

A Catedral tudense conserva una amplo elenco de obras de arte pero posiblemente os órganos, que no ano 2014 cumpriran tres séculos, son das pezas artísticas máis sobranceiras polos soberbas e espectaculares caixas realizadas polo mestre Domingo Rodríguez de Pazos.
Para afondar no coñecemento da tradición musical da sede catedralicia tudense reproducimos de seguido polo seu interese un artigo do historiador Pablo Pérez Costanti publicado no xornal barcelonés “La Vanguardia” en 1925.
Pablo Pérez Costanti (A Coruña, 1857 – Santiago de Compostela, 1938) foi arquiveiro, historiador, membro fundador da Real Academia Galega e autor de inumerabes traballos de investigación. Reseñar dúas das súas obras máis afamadas “Notas viejas galicianas” (3 vol. 1925) e o “Diccionario de artistas que florecieron en Galicia en los siglo XVI y XVII” (1930) para testemuñar a trascendencia de Pérez Costanti na investigación sobre o pasado de Galicia.



NOTA RETROSPECTIVA
Los órganos de la Catedral de Tuy

Sábese que a principios del siglo XIII figuraba ya el órgano en la iglesia española (Catedral de Burgos), pero no alcanzan más allá del XV las noticias que hasta ahora poseemos acerca del llamado «instrumento-rey», por lo que se refiere a las iglesias de Galicia.
Si desconocemos la fecha de los primitivos órganos que hubiese tenido la catedral de Tuy, podemos ofrecer, en cambio — y este es el objeto de las presentes líneas — datos inéditos recogidos en protocolos de los siglos XVII y XVIII que se custodian en el archivo de aquel Excmo. Cabildo.
Los fabriqueros mayores, doctor Heredia y Licenciado Tomé de León, atendiendo a que, «los órganos grandes y pequeños que ay en la dha Santa Iglesia, están desconcertados y carecen de adrezo», hicieron contrato en 9 de mayo de 1636, ante Juan Sánchez Falcón, con Baltasar Machado, «afinador de órganos, morador en la ciudad de Santiago», quien «se ofreció concertarlos de todo lo necesario, de suerte que sirban y se pueda tañer en ellos a vista de personas que lo entiendan». Habría de hacer de nuevo, «el secreto y arca de viento del órgano grande y asentar en él toda la carintería que tiene con el flautado y flautas y juego de dulzainas, las quales tres diferencias se an de ingerir en el mesmo secreto nuebo... a de poner todo género de adrezo, ansi baldreses, cola, alambres y hacer lo más que tubiese necesidad de reparo; y a de afinar el órgano pequeño y repararlo...»
Tan mal cumplió Machado su compromiso que se vio reducido a prisión; y desde la cárcel en que se hallaba, con su oficial Juan Fernández, pidió al Juez ordinario de Tuy en 30 de agosto de 1636, se les pusiese en libertad bajo fianza, la cual, por auto del mismo día, fue señalada en trescientos ducados. En la propia fecha y a testimonio del escribano Antonio Rodríguez de Lérnos, al presentar Machado por fiadores responsables de aquella cantidad, a Francisco de Abreu, sochantre y Pedro de Arús, sacabuche, dice: «que antes de aora e obligó a afinar y aderezar el órgano grande de esta Santa Iglesia, habiéndolo dejado a su parecer, bueno. Y los Sres. Dean y Cabildo le pusieron por querella que el órgano no había quedado perfecto. Oblígase por esta nueva escritura, con sus fiadores, a repasar el susodicho órgano, de forma «que ha de quedar y arca del viento del con capacidad bastante para en si ciento sesenta y ocho canutos además de los que tiene que eran del órgano pequeño que estaba debajo del grande... Los requisitos an de quedar como estaban antes de deshacerse el órgano, ansi los medios partidos como los demás de manera que el que lo tañese pueda, sin llevantarse, regístralos». Los materiales serían por cuenta de Machado.
La forma en que éste dejó incumplida la nueva obligación, a los pocos días de solemnizarla en la anterior escritura (llegando a verse por segunda vez encarcelado), declarase en el siguiente requerimiento: «Escribano presente dadme por fee y testimonio a mi Don Joseph Rodríguez Víla, Maestro esquela, por lo que me toca y en nombre de Dean y Cabildo de esta Santa Iglesia, deste requerimiento que hago y tomo a Francisco de Abrea y a Pedro de Arús en que digo que bien saben y les es notorio como aviendo aderezado el órgano grande desta yglesia Baltasar Machado, le echó a perder dexándole deteriorado y de manera que no puede serbir y ocultó muchas piezas del, de mucho valor, de que se dio querella contra él por el delito, y compareció y fue preso y estando las cosas en este estado, se allanó a poner dicho órgano en el estado en que estaba y poner las flautas que faltaban y ofreció otorgar escritura y dio por fiadores a los dhos Francisco dé Abreu sochantre y Pedro de Arús sacabuche y se hizo escritura en forma y se obligaron de mancomún y con dho Baltasar Machado de que pondrían el órgano como estaba y harían la área del secreto nueba y pondrían las flautas y dulzainas que faltaban y que traerían un maestro a su costa par que viese como quedaba;- y sin embargo el dho Baltasar Machado se huyó al reyno de Portugal por rehuir de cumplir lo dicha y el dho Pedro de Arús le fue a buscar y le traxo a esta ciudad, de cuyo pedimento
fué puesto en la cárcel donde al presente está, sin que se trate de bolber a aderezar dho órgano ni cumplir la obligación que hizo, en que mis partes y su yglesia padecen notable perjuicio. Por tanto requiero a los sobredhos Francisco de Abreu y Pedro de Arús como fiadores y mancomunados, con dho Baltasar Machado cumplan en todo lo que están obligados desunciendo dno organo y haciéndole de nuebo con su arca de secreto pandero y flautas y que quede afinado... con protestación que si no lo hicieren, demás de los daños y menoscabos que se siguieren, que a su costa se trará persona que aderec dho órgano.»
Notificado este requerimiento en 19 de septiembre de 1636 por el escribano Juan Sánchez Falcón, a los susodichos fiadores Abreu y Arús, pidieron se hiciese notorio a Machado que estaba en la cárcel. Que este debió cumplir, al cabo, su compromiso, a satisfacción del Cabildo, desprenderse de escritura hecha con el mismo en 11 de octubre siguiente, ante el propio Sánchez Falcón, por la cual Machado obligose «a venir en fin de cada año a esta ciudad a afinar los dhos órganos, y por cada año se le dará lo que solían dar a Gaspar de Laraz afinador de órganos, aora difunto.»




En 1714 dotóse de un nuevo órgano a la catedral de Tuy, encomendándose su construcción por el Cabildo al maestro organero don Antonio del Pino y Velasco, natural de Palencia, mediante escritura de que dio fe, Juan de Insua Valdivieso en 6 de junio de dho año. Compondríase el órgano de los siguientes registros: «un plantado de veinte y seis palmos en la fachada en tono natural; otro de trece palmos abierto; otro de octava abierto; otro tapado e nunisonus de la octava; dos registros enteros en docena; otros dos en quiencena; otros dos en diez y nobena; otros dos en viente docena; un lleno de puatro caños por punto; otro rexistro de cinibala de ídem ídem; otro llamado clarin; otro llamado la gran corneta de siete caños por punto; otro llamado corneta real de seis caños por punto para hacer con una y otra, eco y contra eco; otro flautado de octava que sirve de acompañamiento a las cornetas y se puede tañer solo también con ida y venida.—Rexistros de lenguas; un rexistro entero de clarines, otro de dulzainas, otro de orlos, otro de trompeta real; otro medio rexistro de mano izquierda de bajoncillos.—Más quatro caños de madera llamados timbales; más dos caños de madera que forman el tambor; y dos ruedas de cascabeles naturales; pájaros y gaitas».
«El órgano se ha de poner en el coro en el lado y arco que está a la parte de la capilla de las Angustias. Ha de poner el actual órgano que allí está en el otro arco que está al lado de la capilla de la Soledad y a este le ha de hacer secreto nuevo y asegurar todos los rexistros que tiene, sacando afuera para la buena correspondencia de dho órgano nuevo el rexistro llaado trompeta magna.» El organero Pino pondría todos los materiales «aprovechándose de los que tienen los dos órganos que hay en dha Santa Iglesia». Daría la planta para hacer las cajas de dhos órganos. El plazo para las obras a Pino confiadas, fijóse en dos años, y el precio, en treinta y seis mil reales.
La construcción de las cajas de que se habla en la precedente escritura, fué encomendada al escultor Domingo Rodríguez de Pazos, vecino de Fornelos, a medio de contrato público, otorgado en 28 de septiembre de 1714, a testimonio del referido escribano Insua Valdivieso. El susodicho artista, pondrá en las dos cajas «las figuras correspondientes para su adorno y mayor decencia, y por remate de la grande, a nuestro patrón San Telmo de canónigo a caballo y en la mediana a nuestro patrón Santiago también de a caballo». Daría la obra terminada en diez y seis meses, y por ella se le pagarán mil quinientos ducados, incluyendo en esta cantidad, dos figuras que Rodríguez de Pazos «pondrá en las cajas que hizo ahora para el presbiterio.»
En 1718, en que el organero Pino Velasco era vecino de Orense, encomendóle el Cabildo de Tuy (escritura de 13 de junio ante Insua Valdivieso) el encargo de afinar los dos órganos, tres veces cada año señalándosele para ello, la renumeración anual de nuevecientos reales.
De importantes reparaciones fueron objeto los dos órganos de la catedral de Tuy, en 1754, realizados por el de la de Palencia, don Juan Francisco de Toledo, según escritura ante Juan Antonio García de Soto en 3 de marzo de dicho aña. .Aquel hará de nuevo «los fuelles, tablones secretos, tapetes y plantillas»; repararía, perfeccionándolas, todas las demas piezas, como caños, registros; no pdría materiales a su costa. Mientras durase la obra, para la que se le señaló el plazo de dos años, daríasele «casa capaz en que pueda trabajar con sus oficiales y vivir con su mujer y familia», satisfaciendo el Cabildo los alquileres. En pago de todo su trabajo, recibirá treinta y tres mil reales», en la inteligencia que hará la obra con el primor y perfección que se necesita y persuaden los informes de su proceder».
Cuando Toledo llevaba bastante avanzada su labor, consideró precisas ciertas adicionales obras que justipreció en cinco mil quinientos reales; otorgándose al efecto, nueva escritura en 3 de marzo de 1755, ante el citado García de Soto. Consistían tales obras en la construcción de cuatro fuelles, «un secreto para la corneta y clarín de ecos y para la corneta clara con su arca nueva para hacer ecos, y contra ecos; otro clarín de mano derecha que tenga alguna similitud con el de guerra y poner la trompa real en mejor disposición de afinación...»
Las últimas reformas llevadas a cabo en los órganos de la catedral de Tuy, datan de hace veinte y tantos años y fueron encomendadas a un organero italiano; habiéndose traído de París los mantenales para la reparación, el coste total de las cuales, ascendió a unas ocho mil pesetas.
...
No pequeña utilidad vienen a prestarnos estas notas para nuestro preparado estudio sobre «Organeros y organistas en Galicia, desde el siglo XV», materia a la que ya hemos dedicado unas líneas en «La Voz», en donde están esperando espacio, otras también de nuestra mano, acerca de los «Organistas de Cée en el siglo XVIII.»

PABLO PÉREZ CONSTANTI
En “La Vanguardia”, martes 4 de agosto de 1925, pag. 12. sección “Artes y artistas”.

lunes, 10 de octubre de 2011

"Tuy" por Teodosio Vesteiro Torres (e II)

Continuamos hoxe coa publicación do artigo do escritor Teodosio Vesteiro Torres dedicado á nosa cidade:

"Cuando el viajero divisa á Tuy, ya después del magnífico puente sobre el Louro, en la carretera de Vigo, cree ver un castillo señorial destacándose imponente y negruzco sobre el melancólico azul de un horizonte de Suiza.
La impresión es enteramente contraria al llegar á la ciudad. Una espaciosa y larga corredera se ofrece á la vista; el ex-convento de San Francisco y la nueva cárcel adornan ambos costados; glorietas, filas de acacias, anchas aceras, soportales, casas elevadas y á cordel, cuya línea solo se interrumpe para dar lugar á una inmensa explanada, causan la ilusión de una estancia en capital de primer orden con gentes y ruidos.
Pero no es más que aquello. Doblad una calle, y solo veréis la tranquilidad de un pueblo que parece olvidado de su propia vida, reposando silencioso entre muros venerandos á la sombra de su catedral de granito.
Elévase ésta sobre una colina, formando la cúspide del anfiteatro, que refleja en las aguas olivos y trepadoras, galerías y botareles.
La catedral no es obra de un siglo; ya la severidad toscana, ya el prolijo calado gótico, ya el arco romano, ya la columna bizantina, presentan al sorprendido artista la miscelánea de recuerdos de diversas edades que fueron grabando en el monumentos sus inspiraciones.
La puerta principal del templo es bizantina. Apenas se entra en el santuario, pasma su elevación.
Tres son las naves principales. En la del medio está el coro, cuya sillería merece toda la atención del crítico: en los respaldos de los sitiales esculpió un diestro cincel pasajes sagrados, muchos de ellos de la vida de San Telmo, patrón de la diócesis. A cada lado del coro, y sobre él, hay un órgano.
En la nave izquierda se halla la capilla del Sacramento, parroquia de la ciudad, con algunos sepulcros. Sigue la del Cristo, reducida y obscura. Después se extiende un tanto la nave, para formar la cruz latina, y en este espacio de alza el solemne monumento del Jueves Santo. Más cerca del altar mayor y en la primitiva alineación, está la sacristía, que debe visitarse, porque tiene una buena exoneración de trabajos de talla.
En la nave derecha se ven las capilla de Santa Catalina, de los Dolores y de la Espectación. Abre aquí el otro brazo de la cruz y guía al claustro, que es gótico.
Haciendo una cuarta nave, no tan grande, se encuentra la clara y elegante capilla de San Telmo, con reliquias, banderas, sepulcros y el panteón ó cripta en que duermen el sueño eterno los prelados tudenses.
La sala capitular, sobre la sacristía, tiene igual trabajo que el coro. En sus paredes se inscriben los nombres de los obispos, como en los antiguos dípticos.
El aspecto exterior de la Catedral causa admiración. Apenas pueden seguir los ojos la altura de aquella mole que corona una torre cuadrada, verdadera atalaya feudal, descollando entre agujas, merlones, y lo que es más raro, amenazadoras almenas.
La tradición la supone castillo, palacio ó iglesia. Puede serlo todo. Los salones ocultos en sus bóvedas, los singulares adornos colocados á la altura media de sus arcos, su misma posición en la colina ó castro sobre el Miño, dan derecho á ver algo de verdad en la leyenda.
En las correrías de los Normandos, en las algaradas de los Moros, en las invasiones de los Portugueses y en las mismas guerras de los señores del territorio, la catedral jugó su importante papel.
Ya atacando á Enriquez, ya defendiendo á Urraca, más de una vez se dispararon ballestas desde sus muros. Un día la impuso la ley como solariega de sus obispos; otro día fué saqueada por el aventurero conde de Camiña, el famoso Pedro Madruga.
Nosotros la saludamos como una noble memoria del siglo de San Fernando, nos descubrimos ante aquella cátedra que santificaron los Evasios y Hermoigios, y que ilustraron con sus talentos los Torquemadas, Lucas y Muros.
Detrás de la Catedral hay otra capilla edificada sobre la humilde casa en que murió San Telmo: allí se conservan hoy los restos de su miserable lecho.
Cerca, porque en Tuy no hay distancia, se eleva un convento de monjas.
En la corredera está el que fué de Franciscanos, hoy Seminario conciliar, del que salen jóvenes teólogos, los más distinguidos de Galicia. Fué fundado en 1850 por el obispo Casarrubios. El edificio es grande y cómodo; tiene dos patios, uno de ellos con claustro, habitaciones para 60 colegiales, gabinete de física, una elegante biblioteca con más de 6.000 volúmenes y la iglesia, moderna y sumamente parecida á la del instituto de Pontevedra.
En el arrabal de Santo Domingo yace la bizantina iglesia y convento de aquella orden. Cuando hay guarnición, recorren los soldados de la patria el claustro que cruzaban un día los soldados de la fe. El templo es el más espacioso de Tuy; el altar lateral del Rosario ostenta la batalla de Lepanto, muy bien esculpida.
Tras esta iglesia vese una alameda, antiguo recreo de los frailes, que, besada por las ondas del río, es el más grato solaz para el alma contemplativa.
Hacia el Norte de Tuy, más sin separarse verdaderamente de allí, está la parroquia de Rebordanes, en una feraz y florida llanura. El templo de San Bartolomé era la guarida del cabildo en los tiempos de revueltas de los pasados siglos.
Fuera de sus iglesias, Tuy no tiene monumentos que admirar. En cambio, presenta abundancia de recuerdos históricos, dramáticas leyendas y vestigios de su perdido esplendor.



Caminando á Occidente señala el campesino el solar del palacio de Witiza, el rey godo que embelleció a Tuy, como su corte. Llámase aquel lugar Pazos de Reis. En gallego, pazo, es lo que en francés Chateau, castillo, palacio, torre, casa feudal.
Allí empieza la pendiente del monte Aloya, gigante de aquellos valles. Cerca de su cumbre se admira un precioso dolmen céltico de figura oval, y no lejos de éste se conservan intactos los menhires de los hijos de Ery. La sencillez popular los juzga restos de viviendas de mártires; la crítica histórica aprecia en ellos una prueba de nuestra ilustre ascendencia. Llamamos toda la atención de los amantes de Galicia á aquel ignorado monte, que guarda todas las huellas de la estirpe primitiva.
Desde la cima, donde se celebra la romería de San Julián y compañeros mártires, de disfruta de una perspectiva admirable. Al frente, Tuy separado por la cinta de plata, que semeja el Miño, de la vecina Valença, terrible fortaleza de Portugal; sigue la cuenca del río á Este y Oeste, con infinitas villas, aldeas y caseríos de una y otra nación; más allá, las dos puntas de Tecla, último confín de España; la costa hasta Bayona, cuyo negro castillo baten las olas espumosas del Océano; las islas Cíes; la hermosa ría de Vigo, con sus pintorescos puertos; la cordillera del Morrazo, coronada por blancas ermitas; horizontes de montañas y de mares sin límites; un  cielo de dulcísima luz; un silencio sólo interrumpido por el eco de las playas y la rompiente de miles de arroyos perdidos entre peñas, barrancos, verdes cañadas y pinares mugidores... Magnífica soledad, á cuyo encanto embargan la mente y el corazón los ensueños y las emociones del poeta.
Si vais á Tuy, no holleis indiferentes la preclara patria de tantas memorias. Vagad por sus contornos, escudriñando los escombros de su pasado. Allí vió tal vez la primera luz el santo conquistador de Córdoba; allí se meció la cuna del inocente Pelayo, mártir de Abderramen; allí fraguó sus orientales delirios el infortunado Prisciliano; allí enardeció las sienes de Lucio el mismo numen del cisne de Venusia; allí compiló sus inmortales obras García de Saavedra; allí suspiró desde el primer día de su vida el olvidado Cadavalo Gravio; allí nació a las musas el malogrado Padín, muerto en lo mejor de sus años para el país, cuya historia diseñaba.
Si amáis la naturaleza, admirad los manantiales de la cercana Caldelas, en las mismas márgenes del Miño y entre bosques espesos de robles y castaños.
Si los lapidarios os seducen, no buscareis en vano inscripciones romanas, escudos del feudalismo y tumbas de poderosos infanzones.
Si la leyenda os encanta, pedid al complaciente labriego la relación de las piraterías normandas.
Cruzad las dormidas aguas de aquel encantado río, para saludar un pueblo hermano, llorando sobre el triple muro de la portuguesa Valença, la antigua Contrasta, las ruinosas discordias de dos naciones iguales por la tradición, por la lengua, por la sangre!...
¡Tuy! el hermoso cielo que cubre las hoy olvidadas campiñas, volverá acaso á saludarte rica, potente y hermanada con la nueva civilización, cuando la locomotora del siglo XIX haga conocer á España las escondidas joyas que guarda en sus lares y que brillaron un tiempo  como las más fúlgidas glorias de la Edad Media.
La luz irradió en nuestros ojos en las playas que vela la misma cumbre de tu pintoresco Aloya; pero abrimos el alma á la ciencia, y el corazón al sentimiento de tus propios hogares.
Tu ventura sería nuestra ventura; que la gratitud y el amor son patrimonio de los espíritus nobles.
¿Pudiéramos olvidar á nuestra segunda patria? ¡Nunca!."


Publicado en “Recuerdos de Galicia”, 1ª Edición (Póstuma): 1896. La Coruña. Andrés Martínez, Editor, 143 pp. Edición facsimilar para unir al libro “Teodosio Vesteiro Torres”: Vigo, Instituto de Estudios Vigueses,1998.

martes, 27 de septiembre de 2011

"Tuy" de Teodosio Vesteiro Torres (I)


Achegamos hoxe en “Tudensia” a unha figura literaria que pola súa prematura morte non chegou a desenvolver todo o que nos seus escasos anos apuntabe a prol da cultura de Galicia, falamos de Teodosio Vesteiro Torres. Un escritor romántico, que transita dende o catolicismo antimoderno ao galeguismo, converténdose nun dos principais expoñentes do Rexurdimento da cultura de Galicia. Aínda que nado en Vigo comezou en Tui a súa andaina cultural e consideraba a esta cidade miñota como a súa segunda patria. Ten deixado unha importante achega, ás veces especialmente crítica, sobre a nosa cidade que cómpre resaltar e revalorizar, pois na actualidade segue practicamente descoñecido. 

Teodosio Vesteiro Torres nace en Vigo o 12 de xuño de 1848 e naquela cidade transcurríu a súa infancia e primeiros estudos ata que no ano 1860 ingresa no Seminario de Tui como interno tras acadar unha bolsa de gracia, o que evidencia a humilde condición da súa familia. “Os éxitos académicos –relata María Álvarez de la Granja- no se fixeron esperar. Xa no primeiro ano de Filosofía obtivo a máxima cualificación de meritissimus, cualificación que sería practicamente unha constante no resto dos exames de Filosofía e Teoloxía”. Paralelamente é designado bibliotecarios do seminario aos 21 anos (chegando a ordenar e clasificar arredor de 6000 volumes), e, sendo aínda estudante chegou a desempeñar unha cátedra de Humanidades. 

Curros Enriquez, no libro editado tras a morte de Vesteiro, sinala que aos 12 anos xa escribira varias composicións musicais, aos 13 unha zarzuela e arredor dos 17 outra de tres actos e con numerosos scherzos para piano, canto e pequena orquestra, e, que en recoñecemento a súa habelencia musical, chegou a dirixir en certas ocasións a orquestra da Catedral tudense. 

Tamén Curros informa da súa precocidade como autor literario, pois en 1861 publica a súa primeira poesía, en aos tres anos o seu primeiro ensaio poético “La peña del diablo”, pero a súa primeira publicación hoxe conservada é un acróstico, escrito en latín e dedicado ao bispo de Tui, García Antón, co gallo da súa onomástica e que foi publicado o 1 de setembro de 1869 no Boletín Eclesiástico del Obispado de Tuy. 

A súa estadía en Tui, de once anos, é un momento de grande actividade de Vesteiro Torres: figura como redactor e secretario da revista La juventud Católica de Tuy, editado nos anos 1870/71, voceiro da academia do mesmo nome, fundada en Tui polo catedrático do Seminario, Juan Benito Álvarez Mera, e que tiña como finalidade a defensa da Igrexa católica fronte ao modernismo. 

Nesta publicación e noutras coetáneas da nosa cidade colabora con intensidade Teodosio Vesteiro ata que en 1871 abandona o Seminario tudense, sen chegar a ordenarse aínda que rematara os cursos de Teoloxía necesarios. 

Trasládase a Madrid no mesmo ano, onde traballa como profesor de música e publica seis melodías para canto e piano titulada Flores de la Soledad. O seu curmán, Lorenzo Quinteiro, en cuxa casa residía, custea a edición dos cinco tomos de Galeria de Gallegos Ilustres e posiblemente do seu libro Versos en 1874, onde xunto as súas obras figuran traducións de Tíbulo, Byron, etc. Por estes anos edita tamén Rimas de D. Rodrigo de Moscoso y Osorio, vizconde de Altamira, siglos XV a XVI ou Poetas de la Edad Media. Guerreros, marinos, príncipes, diplomáticos y artistas. 

Colabora en numerosos xornais e revistas de Madrid e Galicia e forma parte da Asociación de Escritores e Artistas de Madrid. En 1875 funda a asociación Galicia Literaria que aglutina aos intelectuais galegos residentes de Madrid. Tras unha visita a Vigo, onde recibe unha homenaxe, retorna a Madrid a comezos de 1876, pero o novo destino laboral do seu curmán obligao a residir nunha pensión, namentres o grupo de Galicia Literaria disolvese. Todo unido ao seu estado psicolóxico levárono a suicidarse o 12 de xuño de 1876, aos 28 anos de idade, nunha das salas do Museo do Prado. Anteriormente destruíra varias obras da súa mocidade: dous tratados de filosofía e teoloxía, dous dramas, unha zarzuela, e numerosos poemas e composicións musicais. 

No ano seguinte un grupo de escritores amigos quixo renderlle unha homenaxe co libro Corona poética na que colaboraron cos seus versos Emilia Pardo Bazán, Emilia Calé, Francisco Añón, Ventura Ruiz Aguilera, Benito Vicetto, Alfredo Vicenti, Andrés Muruais e outros varios escritores, e no que figura un extenso Ensayo necrológico-biográfico, moi eloxioso, escrito por un dos grandes poetas galegos, Manuel Curros Enríquez. 

Resta por facer un estudo a fondo sobre a personalidade e trascendencia de Vesteiro Torres, abonde con apuntar un dato. En xuño de 1876 fixo doazón á Biblioteca da Universidade de Santiago dunha das súas mais importantes xoias, un exemplar da edición do Cancioneiro da Vaticana, Il canzoniere portoguese della Biblioteca Vaticana, messo a stampa, aparecido en Halle no ano anterior. Na longa dedicatoria autógrafa redacta o seu testamento cultural pois agardaba que esta obra servise «para auxiliar los trabajos de los hijos del país que quieran llevar a feliz término nuestro Renacimiento literario ya que nada ha sido posible al último, aunque más amante de sus compatriotas». 

Postumamente foron editadas varias obras de Vesteiro Torres: “Monografías de Vigo “ (Vigo, 1878 e reeditada hai algúns anos polo Instituto de Estudios Vigueses), “Páginas sueltas” (Lugo, 1892) con traballos históricos, literarios e filosóficos recollidos pola súa curmá Emilia Calé e o seu esposo Lorenzo Gómez; en 1896 Martínez Salazar na súa “Biblioteca Gallega” edita outras dúas obras “Poesías” e “Recuerdos de Galicia” 

A esta última obra, reeditada en fácsimile polo Instituto de Estudios Vigueses corresponde o seguinte texto dedicado á nosa cidade e que, pola súa extensión, ofrecemos en dúas partes.






TUY

A Telmo Rotea y Osorio

Orillas del Miño, el río del oro, alza sus negros torreones, verdaderos monumentos de la edad media, una de las más antiguas ciudades de Galicia.
Su ilustre abolengo brilla en los cuarteles de su escudo. Subían los nobles hijos del Arya á la cumbre del monte sagrado la noche del plenilunio, para ejercer sus misteriosos ritos. La memoria de los aborígenes fué perpetuada en los balsones de Tuy con la luna y tres estrellas en campo azul.
Pocos pueblos conservarán más impresas las huellas de las razas dominadoras. El tipo griego, el romano, el normando se adivinan en los campesinos de la comarca; pero ninguno tan marcadamente como el celta, sobre todo en sus hermosas mujeres.
La costumbres célticas se traslucen en las diversiones populares. Encendían nuestros abuelos sus luminarias en el solsticio de verano: la generación presente danza en torno de las hogueras por Sam Juan. Saludábanse aquéllos con el alegre aguein – Ah (el trigo germina), grito de esperanza y venturas; todo faltaría hoy, antes que el aguinaldo tradicional, en los patriarcales hogares de Tuy.
Erradas lecturas en lapidarios y cronicones, han hecho graios de gravios; y de ahí pudo originarse la creencia, harto extendida, de que Tuy fué colonia griega. Quién la supone fundada por Diomedes, quién por su hijo Tideo; no creemos nosotros rebajarla dándole más antigua existencia, y esplicando su nombre actual por el vocablo céltico Tuid, que significa pueblo.
Así se llamó en los siglos medios. Los cronistas latinizaron Tuda; y en el supuesto de la venida del príncipe troyano, fácilmente se creyó Tuda, Tude, Tide, Tydes, (que de todas maneras se dice), nombre memorativo de Tideo.
Ni tal mito poético es admisible, cuando el mismo Virgilio pinta á Eneas rodeado de las sombras de los capitanes muertos en Tebas, y entre ellos cita á nuestro fabuloso héroe: Hic illi occurrit Tideus.
Tuy es triste y sombrío. El casco de la población es pequeño, su centro está cruzado por calles angostas y tortuosas, cuya soledad angustia.
Los arrabales, brazos que parten de la misma ciudad, paralelos al río, son más alegres, y su edificación más elegante y moderna.
La campiña es deliciosa, Sólo viéndola, puede comprenderse la amenidad de aquella extensa y fértil vega del oro, surcada por el Louro, que se desliza entre arboledas hasta morir en el Miño.
Huertas de naranjos y limoneros hermosean los contornos, cuyas praderas, siempre verdes, brotan espontáneas las modestas escabiosas y las preciadas camelias del Japón.
En las tardes de Mayo embriagan las orillas del río, adornadas por bosques de sauce y enebro, en cuyos senos se ocultan nenúfares y madreselvas.
Los vecinos campos de Portugal, ideales de Salvator Rosa, forman la perspectiva Sur de aquel edén de flores; inmensos pinares cubren las cimas del Norte; corren al Este las azules linfas que besan voluptuosas dos patrias hermanas; y el sol se oculta tras los gigantescos peñones del monte Aloya, centro de panoramas inimitables, y urna de las grandezas del pasado.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Na morte de Xosé Luis Méndez, "Lis"


Impactado aínda pola luctuosa noticia da morte, neste xoves 22 de setembro, do pintor tudense Xosé Luis Méndez “Lis” dende as páxinas de “Tudensia” queremos rememorar a este singular artista, participante asiduo na vida tudense ao longo das últimas décadas, con estas liñas de lembranza garimosa.
Xosé Luis Méndez Rodríguez, tiña nacido en Tui en 1958 e dende novo amosou a súa habelencia con lapis e logo cos pinceis.  Xa con 17 anos participa na I Mostra de Arte Popular no Baixo Miño en A Guarda e no ano 1980 realiza a súa primeira exposición individual na Casa da Xuventude tudense. Dende aquel numerosas exposicións colectivas e individuais enchen a traxectoria artística de “Lis”, que no ano 2008 expón na Casa de Galicia en Madrid e finalmente en xuño do pasado ano 2010 na Sala Municipal de Exposicións do Concello de Tui, na que sería a súa derradeira exposición individual, “A cor da música”. Estas dúas últimas mostras en compañía do escultor Raimundo Martínez “Rai”.


Na obra de “Lis”  color e a luz se converten en absolutos protagonistas e na súa mistura xorden as formas e obxectos, creando ao longo dos anos un estilo propio, unha xeito de composición moi propio que singulariza a súa producción. O seu interese pola composición, creada sobre a base do dominio do debuxo e dunha sabia combinación de cores, luces e apuntes de figuración creada a partires de liñas que definen as masas cromáticas era un tema recorrente nas súas conversas.
Como sinala o critico Silvestre Gómez, “A pintura de Lis é unha sinfonia e unha regueifa de cores e liñas fuxidías, metáfora de imposibles pentagramas que mostra a consolidación dun estilo persoal (...) que procura novas formas expresivas para sorprenderse e sorprendernos”.
Pero como autor, en boa medida autodidacta, tamén traballou noutros ámbitos artísticos, como foi o cartelismo –ao longo de varios anos foi autor, por exemplo, do cartel anunciador das festas de San Telmo- e compartiu labor con escultores do Baixo Miño, como é o caso de Antúnez Pousa. Esta polivalencia foi enriquecedora para a súa producción artística.


Perde Tui un singular artista que nos ten enriquecido coa súa aportación onde as cores, nas súas últimas series retratando músicos, son o elemento substancial do seu particular estilo. Posiblemente o máis esencial da achega artística de Lis sexa o seu peculiar estilo, certamente único, que identifica á súa obra, froito dunha alongada traxectoria de traballo e aprendizaxe.
Coas nosas condolencias para os familiares e amigos, sirva este post de sinxela lembranza á figura de Xosé Luis Méndez, “Lis”.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

"El pasado judío de Tui" de Mª Gloria de Antonio Rubio

A páxina web da Asociación Galega de Amizade con Israel (http://www.amizadeconisrael.org/) publicou o pasado lúns un interesante traballo de María Gloria de Antonio Rubio sobre os xudíos de Tui que polo se interese reproducimos. Resaltar que a investigadora Mª Gloria de Antonio é a principal especialista sobre a historia dos xudíos en Galicia e conta cunha abondosa bibliografía ao respecto. Agradecemos á AGAI, que participou en días pasados na celebración das Xornadas sobre a Cultura Xudía en Tui, a publicación deste traballo.



El pasado judío de Tui, por María Gloria de Antonio

Una de las constantes que encontramos al intentar un acercamiento a la presencia judía en Galicia es la falta de documentación que impide un conocimiento en profundidad de los personajes que compusieron su sociedad, sus barrios, sus edificaciones o las relaciones que mantuvieron con la población cristiana. Sin embargo, en el caso concreto de Tui, los escasos treinta documentos conservados son lo suficientemente significativos como para afirmar la existencia de una sinagoga, de un cementerio y conocer datos personales o profesionales sobre algunos de sus personajes. Es decir, confirman la existencia de una comunidad judía estructurada como tal.

Ante la falta de documentación demográfica y para hacer un cálculo aproximado del número de habitantes de Tui, es necesario recurrir a la cantidad tributada a la hacienda real, en concepto de “servicio y medio servicio”, por los judíos tudenses. Dicho impuesto se recaudaba asignando una cantidad proporcional al volumen de población, pagando, en el siglo XV, 45 maravedíes por cada vecino o cabeza de familia mayor de veinte años y eximiendo del tributo a las mujeres. Sin embargo, como los judíos de Tui cotizaron en un grupo formado por las comunidades de Tui y Baiona, no es posible aislar las cantidades correspondientes a cada una de ellas pero sí muestran, en cambio, su escasa entidad poblacional. Las cantidades tributadas fueron las siguientes:

Año
Cantidad a pagar
Número de familias



1464
1000
1000 / 45 = 22
1472
450
450 / 45 = 10
1474
450
450 / 45 = 10
1479
600
600 / 45 = 13
1482
600
600 / 45 = 13




A pesar de contar con tan pocos habitantes la comunidad judía de Tui contó con dos de los elementos fundamentales: la sinagoga y el cementerio.

De la sinagoga -denominada “tora” en la documentación tudense- existe constancia en una pequeña anotación correspondiente al año 1546, que dice textualmente: “Rua da Oliveira. Por las casas que foron Toura dos Judeos que he a cabaleriça que esta pegada ao muro han as Aniversarias de pension oyto mrs.”. Por lo tanto, la sinagoga estuvo situada en la “Rúa da Oliveira”, en la zona más próxima a la muralla y no tendría ningún valor arquitectónico pues en esta fecha el lugar que ocupó fue utilizado como caballeriza.

Mantener un cementerio era una de las obligaciones fundamentales para cualquier comunidad hebrea. Primaba incluso sobre la de construir una sinagoga, ya que si para la oración pública era suficiente una pequeña habitación, resultaba de todo punto imprescindible disponer de un osario o cementerio en el que enterrar a los difuntos con arreglo a los ritos particulares de la religión judía. En el caso de pequeñas comunidades que no contaban con cementerio propio, sus difuntos eran llevados a enterrar al cementerio de la aljama de la cual dependían. Éstos solían localizarse fuera del recinto de la judería, incluso fuera del recinto amurallado de la ciudad. Con frecuencia estaban situados en una pequeña elevación de terreno, en tierra no labrada, procurándose que entre la ciudad y el cementerio discurriera un río o un arroyo y entre un mínimo de cincuenta pasos de la última casa, como prescribe el Talmud, y un máximo de dos o tres kilómetros. Tui no es una excepción a esta norma general puesto que en 1526 se menciona el “monte que fue fosario de los judíos”, lo que no deja lugar a dudas sobre la existencia del cementerio, y en 1544 que estaba situado en el entorno de “rrio de Moyños”, riachuelo que, en palabras de Ávila y la Cueva, bajaba del monte “Aloya” y distaba una legua de Tui. En consecuencia, el de Tui, cumplía con todos los requerimientos prescritos para la ubicación de un cementerio hebreo.

Las pocas noticias conservadas sobre la dedicación profesional de los judíos tudenses muestran la presencia, de un carnicero, de artesanos dedicados al trabajo de la plata y posiblemente a la cantería y de recaudadores de rentas aunque ninguno de estos últimos fue vecino de Tui.

En 1421, se documenta la presencia de un “Pedro judeu, carniceiro”, cuya profesión era fundamental en cualquier comunidad judía debido a las prescripciones alimenticias fijadas por la religión judía y que se especifican detalladamente en el capítulo XI del Levítico y el XV del Deuteronomio.

Entre 1432 y 1435, Abrahán y su yerno Isaac elaboraron una cruz de plata para la Iglesia de Tui a partir de unos cálices y sus correspondientes patenas que el propio cabildo les proporcionó y de ciertas cantidades de plata que ellos les prestaron. Inicialmente recibieron el encargo de realizar sólo la cruz pero cuando ésta estaba terminada y, tras inspeccionar el trabajo, el cabildo les encargó realizar también el pie de la misma. Una vez finalizado el trabajo recibieron en concepto de salario algo más de 5.000 maravedíes.

La presencia de canteros judíos se puede deducir de unos signos lapidarios hallados en la catedral. Ésta fue construida entre los siglos XII y XV y en ella trabajaron varias generaciones de canteros que usaron sus propios signos, posiblemente para justificar el trabajo realizado a destajo. En el claustro, frente a la Sala Capitular y en las escaleras de acceso al mismo, aunque este último muy deteriorado, se representó un candelabro de siete brazos, símbolo judío por excelencia durante el periodo medieval.

Las referencias a recaudadores son, sin embargo, relativamente más abundantes. No porque hubiese más judíos dedicados a ellas sino porque generaron mucha más documentación que otras profesiones. Se sabe de la actividad, a finales del siglo XIV y principios del XV, de don Zulema Abenarroyo, miembro de la cámara de cuentas de la cancillería real, recaudador del reino de Galicia desde 1396 a 1400 y desde 1402, sin especificarse hasta cuándo, del arzobispado de Santiago y de Tui; de Salomón Baquix y de su hermano Mose en el período 1435-1437 y en 1439, aunque no actuaron directamente sino a través de otros recaudadores tanto judíos como cristianos; de Judá de Villamañán, vecino de Villamañán entre 1455 y 1458 y, finalmente en 1467 de Abrahán Cepedal.

La documentación deja constancia, además, de otros personajes de los que apenas se conoce algo más que su nombre. Este es el caso de Samuel, Liom, Salomón o Saúl todos ellos relacionados con foros o reclamaciones judiciales.

Pero ¿qué ocurrió en 1492 con esta población cuando los Reyes Católicos ordenaron la expulsión de sus reinos todos aquellos judíos que no quisieran renunciar a su fe y convertirse al cristianismo? La tantas veces mencionada escasa documentación sólo nos da unos indicios sobre lo que ocurrió en esa fecha. Como parece lógico suponer, una parte de la comunidad judía siguió fiel a su religión y optó por la salida del reino pero otra se convirtió y permaneció en la villa gozando de los privilegios que, inicialmente, la nueva fe les otorgaba.

Uno de los que optaron por abandonar Tui fue Salomón quien el 7 de mayo de 1492 donó la casa en la que vivía, situada en la Rúa de la Canicouva, a Vasco de Marsán porque “el agora sya desta terra”. Unos días después y por la misma razón, Daniel, renunció a la casa que tenía en la plaza de la ciudad. Asimismo el 18 de mayo de 1492, David vendió también su casa y aunque no se especifica el motivo, todo hace suponer que fue porque decidió abandonar Tui.

Aquellos que optaron por el bautismo no tardaron en suscitar la desconfianza y animadversión de los cristianos viejos y, de esta forma, se fue incubando una cierta hostilidad que les convertiría en unos de los objetivos del Tribunal de la Santa Inquisición. Los nombres de algunos de los procesados en Tui han quedado registrados en una serie de Sambenitos o túnicas que debían ponerse los reos en un auto de fe. Sirva como ejemplo Enrique Méndez Mercader. Primeramente vivió en Viana do Castelo, donde consta el nacimiento de su hija Catalina. Después lo haría en Baiona, donde posiblemente nacieron sus hijas Isabel, María y Blanca, desconociendo el lugar de nacimiento de sus otras dos hijas, Margarita y Beatriz. Finalmente, algún tiempo después se trasladaría a Tui, donde se le cita como vecino.

Por lo tanto y a modo de conclusión se puede afirmar que la excepcionalidad de la documentación de Tui no se refiere tanto al número de documentos conservados, sino a la singularidad de los mismos, que permiten afirmar la existencia de una comunidad, de una sinagoga, de un cementerio, conocer algunas de las profesiones ejercidas por los judíos tudenses o la decisión que adoptaron ante el Edicto de Expulsión de 1492.

BIBLIOGRAFÍA.

.Antonio Rubio, MG. de Los judíos en Galicia (1044-1492), A Coruña, 2006.
.Baer, Y. Historia de los judíos en la España Cristiana, Madrid, 1981.
.Cantera Montenegro, E. Aspectos de la vida cotidiana de los judíos en la España medieval, Madrid, 1998.
.Casas Otero, J. Los sambenitos del Museo Diocesano de Tui, Tui, 2004.
.Iglesias Almeida, E. “Los judíos de Tui”, Sefarad, XLVII 1 (1987), págs. 73-80.
.Ladero Quesada, MA. “Las juderías de Castilla según algunos `servicios’ fiscales del siglo XV”, Sefarad, XXXI (1971), págs. 249-264.
.León Tello, P. Los Judíos de Toledo, Madrid, 1979.
.Rodríguez Fernández, J. Las juderías de la provincia de León, León, 1976.
.Sánchez Carrera, MC. El bajo Miño en el siglo XV, el espacio y los hombres, A Coruña, 1997.
.Vila-Botanes, S. Tui e Valença nos séculos XI a XV: os acontecementos históricos, sociais, artísticos e económicos, Tui, 2001.
  
Dra. Mª Gloria de Antonio Rubio
CSIC - Instituto de Estudios Gallegos “Padre Sarmiento”