martes, 27 de septiembre de 2011

"Tuy" de Teodosio Vesteiro Torres (I)


Achegamos hoxe en “Tudensia” a unha figura literaria que pola súa prematura morte non chegou a desenvolver todo o que nos seus escasos anos apuntabe a prol da cultura de Galicia, falamos de Teodosio Vesteiro Torres. Un escritor romántico, que transita dende o catolicismo antimoderno ao galeguismo, converténdose nun dos principais expoñentes do Rexurdimento da cultura de Galicia. Aínda que nado en Vigo comezou en Tui a súa andaina cultural e consideraba a esta cidade miñota como a súa segunda patria. Ten deixado unha importante achega, ás veces especialmente crítica, sobre a nosa cidade que cómpre resaltar e revalorizar, pois na actualidade segue practicamente descoñecido. 

Teodosio Vesteiro Torres nace en Vigo o 12 de xuño de 1848 e naquela cidade transcurríu a súa infancia e primeiros estudos ata que no ano 1860 ingresa no Seminario de Tui como interno tras acadar unha bolsa de gracia, o que evidencia a humilde condición da súa familia. “Os éxitos académicos –relata María Álvarez de la Granja- no se fixeron esperar. Xa no primeiro ano de Filosofía obtivo a máxima cualificación de meritissimus, cualificación que sería practicamente unha constante no resto dos exames de Filosofía e Teoloxía”. Paralelamente é designado bibliotecarios do seminario aos 21 anos (chegando a ordenar e clasificar arredor de 6000 volumes), e, sendo aínda estudante chegou a desempeñar unha cátedra de Humanidades. 

Curros Enriquez, no libro editado tras a morte de Vesteiro, sinala que aos 12 anos xa escribira varias composicións musicais, aos 13 unha zarzuela e arredor dos 17 outra de tres actos e con numerosos scherzos para piano, canto e pequena orquestra, e, que en recoñecemento a súa habelencia musical, chegou a dirixir en certas ocasións a orquestra da Catedral tudense. 

Tamén Curros informa da súa precocidade como autor literario, pois en 1861 publica a súa primeira poesía, en aos tres anos o seu primeiro ensaio poético “La peña del diablo”, pero a súa primeira publicación hoxe conservada é un acróstico, escrito en latín e dedicado ao bispo de Tui, García Antón, co gallo da súa onomástica e que foi publicado o 1 de setembro de 1869 no Boletín Eclesiástico del Obispado de Tuy. 

A súa estadía en Tui, de once anos, é un momento de grande actividade de Vesteiro Torres: figura como redactor e secretario da revista La juventud Católica de Tuy, editado nos anos 1870/71, voceiro da academia do mesmo nome, fundada en Tui polo catedrático do Seminario, Juan Benito Álvarez Mera, e que tiña como finalidade a defensa da Igrexa católica fronte ao modernismo. 

Nesta publicación e noutras coetáneas da nosa cidade colabora con intensidade Teodosio Vesteiro ata que en 1871 abandona o Seminario tudense, sen chegar a ordenarse aínda que rematara os cursos de Teoloxía necesarios. 

Trasládase a Madrid no mesmo ano, onde traballa como profesor de música e publica seis melodías para canto e piano titulada Flores de la Soledad. O seu curmán, Lorenzo Quinteiro, en cuxa casa residía, custea a edición dos cinco tomos de Galeria de Gallegos Ilustres e posiblemente do seu libro Versos en 1874, onde xunto as súas obras figuran traducións de Tíbulo, Byron, etc. Por estes anos edita tamén Rimas de D. Rodrigo de Moscoso y Osorio, vizconde de Altamira, siglos XV a XVI ou Poetas de la Edad Media. Guerreros, marinos, príncipes, diplomáticos y artistas. 

Colabora en numerosos xornais e revistas de Madrid e Galicia e forma parte da Asociación de Escritores e Artistas de Madrid. En 1875 funda a asociación Galicia Literaria que aglutina aos intelectuais galegos residentes de Madrid. Tras unha visita a Vigo, onde recibe unha homenaxe, retorna a Madrid a comezos de 1876, pero o novo destino laboral do seu curmán obligao a residir nunha pensión, namentres o grupo de Galicia Literaria disolvese. Todo unido ao seu estado psicolóxico levárono a suicidarse o 12 de xuño de 1876, aos 28 anos de idade, nunha das salas do Museo do Prado. Anteriormente destruíra varias obras da súa mocidade: dous tratados de filosofía e teoloxía, dous dramas, unha zarzuela, e numerosos poemas e composicións musicais. 

No ano seguinte un grupo de escritores amigos quixo renderlle unha homenaxe co libro Corona poética na que colaboraron cos seus versos Emilia Pardo Bazán, Emilia Calé, Francisco Añón, Ventura Ruiz Aguilera, Benito Vicetto, Alfredo Vicenti, Andrés Muruais e outros varios escritores, e no que figura un extenso Ensayo necrológico-biográfico, moi eloxioso, escrito por un dos grandes poetas galegos, Manuel Curros Enríquez. 

Resta por facer un estudo a fondo sobre a personalidade e trascendencia de Vesteiro Torres, abonde con apuntar un dato. En xuño de 1876 fixo doazón á Biblioteca da Universidade de Santiago dunha das súas mais importantes xoias, un exemplar da edición do Cancioneiro da Vaticana, Il canzoniere portoguese della Biblioteca Vaticana, messo a stampa, aparecido en Halle no ano anterior. Na longa dedicatoria autógrafa redacta o seu testamento cultural pois agardaba que esta obra servise «para auxiliar los trabajos de los hijos del país que quieran llevar a feliz término nuestro Renacimiento literario ya que nada ha sido posible al último, aunque más amante de sus compatriotas». 

Postumamente foron editadas varias obras de Vesteiro Torres: “Monografías de Vigo “ (Vigo, 1878 e reeditada hai algúns anos polo Instituto de Estudios Vigueses), “Páginas sueltas” (Lugo, 1892) con traballos históricos, literarios e filosóficos recollidos pola súa curmá Emilia Calé e o seu esposo Lorenzo Gómez; en 1896 Martínez Salazar na súa “Biblioteca Gallega” edita outras dúas obras “Poesías” e “Recuerdos de Galicia” 

A esta última obra, reeditada en fácsimile polo Instituto de Estudios Vigueses corresponde o seguinte texto dedicado á nosa cidade e que, pola súa extensión, ofrecemos en dúas partes.






TUY

A Telmo Rotea y Osorio

Orillas del Miño, el río del oro, alza sus negros torreones, verdaderos monumentos de la edad media, una de las más antiguas ciudades de Galicia.
Su ilustre abolengo brilla en los cuarteles de su escudo. Subían los nobles hijos del Arya á la cumbre del monte sagrado la noche del plenilunio, para ejercer sus misteriosos ritos. La memoria de los aborígenes fué perpetuada en los balsones de Tuy con la luna y tres estrellas en campo azul.
Pocos pueblos conservarán más impresas las huellas de las razas dominadoras. El tipo griego, el romano, el normando se adivinan en los campesinos de la comarca; pero ninguno tan marcadamente como el celta, sobre todo en sus hermosas mujeres.
La costumbres célticas se traslucen en las diversiones populares. Encendían nuestros abuelos sus luminarias en el solsticio de verano: la generación presente danza en torno de las hogueras por Sam Juan. Saludábanse aquéllos con el alegre aguein – Ah (el trigo germina), grito de esperanza y venturas; todo faltaría hoy, antes que el aguinaldo tradicional, en los patriarcales hogares de Tuy.
Erradas lecturas en lapidarios y cronicones, han hecho graios de gravios; y de ahí pudo originarse la creencia, harto extendida, de que Tuy fué colonia griega. Quién la supone fundada por Diomedes, quién por su hijo Tideo; no creemos nosotros rebajarla dándole más antigua existencia, y esplicando su nombre actual por el vocablo céltico Tuid, que significa pueblo.
Así se llamó en los siglos medios. Los cronistas latinizaron Tuda; y en el supuesto de la venida del príncipe troyano, fácilmente se creyó Tuda, Tude, Tide, Tydes, (que de todas maneras se dice), nombre memorativo de Tideo.
Ni tal mito poético es admisible, cuando el mismo Virgilio pinta á Eneas rodeado de las sombras de los capitanes muertos en Tebas, y entre ellos cita á nuestro fabuloso héroe: Hic illi occurrit Tideus.
Tuy es triste y sombrío. El casco de la población es pequeño, su centro está cruzado por calles angostas y tortuosas, cuya soledad angustia.
Los arrabales, brazos que parten de la misma ciudad, paralelos al río, son más alegres, y su edificación más elegante y moderna.
La campiña es deliciosa, Sólo viéndola, puede comprenderse la amenidad de aquella extensa y fértil vega del oro, surcada por el Louro, que se desliza entre arboledas hasta morir en el Miño.
Huertas de naranjos y limoneros hermosean los contornos, cuyas praderas, siempre verdes, brotan espontáneas las modestas escabiosas y las preciadas camelias del Japón.
En las tardes de Mayo embriagan las orillas del río, adornadas por bosques de sauce y enebro, en cuyos senos se ocultan nenúfares y madreselvas.
Los vecinos campos de Portugal, ideales de Salvator Rosa, forman la perspectiva Sur de aquel edén de flores; inmensos pinares cubren las cimas del Norte; corren al Este las azules linfas que besan voluptuosas dos patrias hermanas; y el sol se oculta tras los gigantescos peñones del monte Aloya, centro de panoramas inimitables, y urna de las grandezas del pasado.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Na morte de Xosé Luis Méndez, "Lis"


Impactado aínda pola luctuosa noticia da morte, neste xoves 22 de setembro, do pintor tudense Xosé Luis Méndez “Lis” dende as páxinas de “Tudensia” queremos rememorar a este singular artista, participante asiduo na vida tudense ao longo das últimas décadas, con estas liñas de lembranza garimosa.
Xosé Luis Méndez Rodríguez, tiña nacido en Tui en 1958 e dende novo amosou a súa habelencia con lapis e logo cos pinceis.  Xa con 17 anos participa na I Mostra de Arte Popular no Baixo Miño en A Guarda e no ano 1980 realiza a súa primeira exposición individual na Casa da Xuventude tudense. Dende aquel numerosas exposicións colectivas e individuais enchen a traxectoria artística de “Lis”, que no ano 2008 expón na Casa de Galicia en Madrid e finalmente en xuño do pasado ano 2010 na Sala Municipal de Exposicións do Concello de Tui, na que sería a súa derradeira exposición individual, “A cor da música”. Estas dúas últimas mostras en compañía do escultor Raimundo Martínez “Rai”.


Na obra de “Lis”  color e a luz se converten en absolutos protagonistas e na súa mistura xorden as formas e obxectos, creando ao longo dos anos un estilo propio, unha xeito de composición moi propio que singulariza a súa producción. O seu interese pola composición, creada sobre a base do dominio do debuxo e dunha sabia combinación de cores, luces e apuntes de figuración creada a partires de liñas que definen as masas cromáticas era un tema recorrente nas súas conversas.
Como sinala o critico Silvestre Gómez, “A pintura de Lis é unha sinfonia e unha regueifa de cores e liñas fuxidías, metáfora de imposibles pentagramas que mostra a consolidación dun estilo persoal (...) que procura novas formas expresivas para sorprenderse e sorprendernos”.
Pero como autor, en boa medida autodidacta, tamén traballou noutros ámbitos artísticos, como foi o cartelismo –ao longo de varios anos foi autor, por exemplo, do cartel anunciador das festas de San Telmo- e compartiu labor con escultores do Baixo Miño, como é o caso de Antúnez Pousa. Esta polivalencia foi enriquecedora para a súa producción artística.


Perde Tui un singular artista que nos ten enriquecido coa súa aportación onde as cores, nas súas últimas series retratando músicos, son o elemento substancial do seu particular estilo. Posiblemente o máis esencial da achega artística de Lis sexa o seu peculiar estilo, certamente único, que identifica á súa obra, froito dunha alongada traxectoria de traballo e aprendizaxe.
Coas nosas condolencias para os familiares e amigos, sirva este post de sinxela lembranza á figura de Xosé Luis Méndez, “Lis”.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

"El pasado judío de Tui" de Mª Gloria de Antonio Rubio

A páxina web da Asociación Galega de Amizade con Israel (http://www.amizadeconisrael.org/) publicou o pasado lúns un interesante traballo de María Gloria de Antonio Rubio sobre os xudíos de Tui que polo se interese reproducimos. Resaltar que a investigadora Mª Gloria de Antonio é a principal especialista sobre a historia dos xudíos en Galicia e conta cunha abondosa bibliografía ao respecto. Agradecemos á AGAI, que participou en días pasados na celebración das Xornadas sobre a Cultura Xudía en Tui, a publicación deste traballo.



El pasado judío de Tui, por María Gloria de Antonio

Una de las constantes que encontramos al intentar un acercamiento a la presencia judía en Galicia es la falta de documentación que impide un conocimiento en profundidad de los personajes que compusieron su sociedad, sus barrios, sus edificaciones o las relaciones que mantuvieron con la población cristiana. Sin embargo, en el caso concreto de Tui, los escasos treinta documentos conservados son lo suficientemente significativos como para afirmar la existencia de una sinagoga, de un cementerio y conocer datos personales o profesionales sobre algunos de sus personajes. Es decir, confirman la existencia de una comunidad judía estructurada como tal.

Ante la falta de documentación demográfica y para hacer un cálculo aproximado del número de habitantes de Tui, es necesario recurrir a la cantidad tributada a la hacienda real, en concepto de “servicio y medio servicio”, por los judíos tudenses. Dicho impuesto se recaudaba asignando una cantidad proporcional al volumen de población, pagando, en el siglo XV, 45 maravedíes por cada vecino o cabeza de familia mayor de veinte años y eximiendo del tributo a las mujeres. Sin embargo, como los judíos de Tui cotizaron en un grupo formado por las comunidades de Tui y Baiona, no es posible aislar las cantidades correspondientes a cada una de ellas pero sí muestran, en cambio, su escasa entidad poblacional. Las cantidades tributadas fueron las siguientes:

Año
Cantidad a pagar
Número de familias



1464
1000
1000 / 45 = 22
1472
450
450 / 45 = 10
1474
450
450 / 45 = 10
1479
600
600 / 45 = 13
1482
600
600 / 45 = 13




A pesar de contar con tan pocos habitantes la comunidad judía de Tui contó con dos de los elementos fundamentales: la sinagoga y el cementerio.

De la sinagoga -denominada “tora” en la documentación tudense- existe constancia en una pequeña anotación correspondiente al año 1546, que dice textualmente: “Rua da Oliveira. Por las casas que foron Toura dos Judeos que he a cabaleriça que esta pegada ao muro han as Aniversarias de pension oyto mrs.”. Por lo tanto, la sinagoga estuvo situada en la “Rúa da Oliveira”, en la zona más próxima a la muralla y no tendría ningún valor arquitectónico pues en esta fecha el lugar que ocupó fue utilizado como caballeriza.

Mantener un cementerio era una de las obligaciones fundamentales para cualquier comunidad hebrea. Primaba incluso sobre la de construir una sinagoga, ya que si para la oración pública era suficiente una pequeña habitación, resultaba de todo punto imprescindible disponer de un osario o cementerio en el que enterrar a los difuntos con arreglo a los ritos particulares de la religión judía. En el caso de pequeñas comunidades que no contaban con cementerio propio, sus difuntos eran llevados a enterrar al cementerio de la aljama de la cual dependían. Éstos solían localizarse fuera del recinto de la judería, incluso fuera del recinto amurallado de la ciudad. Con frecuencia estaban situados en una pequeña elevación de terreno, en tierra no labrada, procurándose que entre la ciudad y el cementerio discurriera un río o un arroyo y entre un mínimo de cincuenta pasos de la última casa, como prescribe el Talmud, y un máximo de dos o tres kilómetros. Tui no es una excepción a esta norma general puesto que en 1526 se menciona el “monte que fue fosario de los judíos”, lo que no deja lugar a dudas sobre la existencia del cementerio, y en 1544 que estaba situado en el entorno de “rrio de Moyños”, riachuelo que, en palabras de Ávila y la Cueva, bajaba del monte “Aloya” y distaba una legua de Tui. En consecuencia, el de Tui, cumplía con todos los requerimientos prescritos para la ubicación de un cementerio hebreo.

Las pocas noticias conservadas sobre la dedicación profesional de los judíos tudenses muestran la presencia, de un carnicero, de artesanos dedicados al trabajo de la plata y posiblemente a la cantería y de recaudadores de rentas aunque ninguno de estos últimos fue vecino de Tui.

En 1421, se documenta la presencia de un “Pedro judeu, carniceiro”, cuya profesión era fundamental en cualquier comunidad judía debido a las prescripciones alimenticias fijadas por la religión judía y que se especifican detalladamente en el capítulo XI del Levítico y el XV del Deuteronomio.

Entre 1432 y 1435, Abrahán y su yerno Isaac elaboraron una cruz de plata para la Iglesia de Tui a partir de unos cálices y sus correspondientes patenas que el propio cabildo les proporcionó y de ciertas cantidades de plata que ellos les prestaron. Inicialmente recibieron el encargo de realizar sólo la cruz pero cuando ésta estaba terminada y, tras inspeccionar el trabajo, el cabildo les encargó realizar también el pie de la misma. Una vez finalizado el trabajo recibieron en concepto de salario algo más de 5.000 maravedíes.

La presencia de canteros judíos se puede deducir de unos signos lapidarios hallados en la catedral. Ésta fue construida entre los siglos XII y XV y en ella trabajaron varias generaciones de canteros que usaron sus propios signos, posiblemente para justificar el trabajo realizado a destajo. En el claustro, frente a la Sala Capitular y en las escaleras de acceso al mismo, aunque este último muy deteriorado, se representó un candelabro de siete brazos, símbolo judío por excelencia durante el periodo medieval.

Las referencias a recaudadores son, sin embargo, relativamente más abundantes. No porque hubiese más judíos dedicados a ellas sino porque generaron mucha más documentación que otras profesiones. Se sabe de la actividad, a finales del siglo XIV y principios del XV, de don Zulema Abenarroyo, miembro de la cámara de cuentas de la cancillería real, recaudador del reino de Galicia desde 1396 a 1400 y desde 1402, sin especificarse hasta cuándo, del arzobispado de Santiago y de Tui; de Salomón Baquix y de su hermano Mose en el período 1435-1437 y en 1439, aunque no actuaron directamente sino a través de otros recaudadores tanto judíos como cristianos; de Judá de Villamañán, vecino de Villamañán entre 1455 y 1458 y, finalmente en 1467 de Abrahán Cepedal.

La documentación deja constancia, además, de otros personajes de los que apenas se conoce algo más que su nombre. Este es el caso de Samuel, Liom, Salomón o Saúl todos ellos relacionados con foros o reclamaciones judiciales.

Pero ¿qué ocurrió en 1492 con esta población cuando los Reyes Católicos ordenaron la expulsión de sus reinos todos aquellos judíos que no quisieran renunciar a su fe y convertirse al cristianismo? La tantas veces mencionada escasa documentación sólo nos da unos indicios sobre lo que ocurrió en esa fecha. Como parece lógico suponer, una parte de la comunidad judía siguió fiel a su religión y optó por la salida del reino pero otra se convirtió y permaneció en la villa gozando de los privilegios que, inicialmente, la nueva fe les otorgaba.

Uno de los que optaron por abandonar Tui fue Salomón quien el 7 de mayo de 1492 donó la casa en la que vivía, situada en la Rúa de la Canicouva, a Vasco de Marsán porque “el agora sya desta terra”. Unos días después y por la misma razón, Daniel, renunció a la casa que tenía en la plaza de la ciudad. Asimismo el 18 de mayo de 1492, David vendió también su casa y aunque no se especifica el motivo, todo hace suponer que fue porque decidió abandonar Tui.

Aquellos que optaron por el bautismo no tardaron en suscitar la desconfianza y animadversión de los cristianos viejos y, de esta forma, se fue incubando una cierta hostilidad que les convertiría en unos de los objetivos del Tribunal de la Santa Inquisición. Los nombres de algunos de los procesados en Tui han quedado registrados en una serie de Sambenitos o túnicas que debían ponerse los reos en un auto de fe. Sirva como ejemplo Enrique Méndez Mercader. Primeramente vivió en Viana do Castelo, donde consta el nacimiento de su hija Catalina. Después lo haría en Baiona, donde posiblemente nacieron sus hijas Isabel, María y Blanca, desconociendo el lugar de nacimiento de sus otras dos hijas, Margarita y Beatriz. Finalmente, algún tiempo después se trasladaría a Tui, donde se le cita como vecino.

Por lo tanto y a modo de conclusión se puede afirmar que la excepcionalidad de la documentación de Tui no se refiere tanto al número de documentos conservados, sino a la singularidad de los mismos, que permiten afirmar la existencia de una comunidad, de una sinagoga, de un cementerio, conocer algunas de las profesiones ejercidas por los judíos tudenses o la decisión que adoptaron ante el Edicto de Expulsión de 1492.

BIBLIOGRAFÍA.

.Antonio Rubio, MG. de Los judíos en Galicia (1044-1492), A Coruña, 2006.
.Baer, Y. Historia de los judíos en la España Cristiana, Madrid, 1981.
.Cantera Montenegro, E. Aspectos de la vida cotidiana de los judíos en la España medieval, Madrid, 1998.
.Casas Otero, J. Los sambenitos del Museo Diocesano de Tui, Tui, 2004.
.Iglesias Almeida, E. “Los judíos de Tui”, Sefarad, XLVII 1 (1987), págs. 73-80.
.Ladero Quesada, MA. “Las juderías de Castilla según algunos `servicios’ fiscales del siglo XV”, Sefarad, XXXI (1971), págs. 249-264.
.León Tello, P. Los Judíos de Toledo, Madrid, 1979.
.Rodríguez Fernández, J. Las juderías de la provincia de León, León, 1976.
.Sánchez Carrera, MC. El bajo Miño en el siglo XV, el espacio y los hombres, A Coruña, 1997.
.Vila-Botanes, S. Tui e Valença nos séculos XI a XV: os acontecementos históricos, sociais, artísticos e económicos, Tui, 2001.
  
Dra. Mª Gloria de Antonio Rubio
CSIC - Instituto de Estudios Gallegos “Padre Sarmiento”