Ir al contenido principal

"Darwin en Australia" do profesor Albino Prada en "La Voz de Galicia"


O profesor da Universidade de Vigo e columnista habitual de "La Voz de Galicia", Albino Prada, publicou o pasado domingo 3 de abril unha columna sobre o Bispo Rosendo Salvado, unha figura tudense que está investigando, que merece ser reproducida polo seu interese neste blogue. Noraboa ao profesor Prada, estreitamente vencellado á nosa cidade, por este artigo quen acredita o interese da figura do egrexio P. Salvado e as importantes lecturas que podemos realizar do seu labor en Australia.


Darwin en Australia

Albino Prada

La Voz de Galicia” - Domingo 03 de mayo de 2009


Ver en: http://www.lavozdegalicia.com/opinion/2009/05/03/0003_7692457.htm

Celebramos los 150 años de la publicación de El origen de las especies. Como es bien conocido, la lúcida y esclarecedora teoría darwinista se nutrió de lo observado en un prolongado viaje alrededor del mundo entre los años 1831-1836 en el navío Beagle. Casi al final de él se hizo, antes de su regreso a Londres, una breve escala en Australia.

En su diario, del 12 de enero de 1836, Darwin se refiere a un encuentro con los indígenas o salvajes anotando que si por un lado «... por nada del mundo se deciden a cultivar la tierra, edificar casas, ni establecerse en punto fijo en ninguna parte; ni siquiera quieren tomarse el trabajo de cuidar los ganados que se les dan», por el otro observa cómo debido al alcohol, las enfermedades contagiadas y la usurpación de sus tierras «donde quiera que el europeo endereza sus pasos parece que persigue la muerte de los indígenas». Estaríamos, en suma, ante nómadas irredentos que aplastarían nuestra barbarie civilizada.

Y eso habría sido absolutamente así de no haber sucedido que, solo diez años más tarde (7 de enero de 1846), llegase a Australia un misionero benedictino, oriundo de Galicia, que había salido casualmente del mismo Londres. Ignoro si el tudense fray Rosendo Salvado -así se llama nuestro hombre- había comprado y leído el diario de Darwin, entonces de muy reciente publicación. En cualquier caso, también él se encontró con aquellos salvajes desnudos, antropófagos ocasionales y analfabetos..., aunque muy pronto se percató de su sabiduría y de su particular ética.

También se convenció de que la única posibilidad que tenían los aborígenes de sobrevivir a aquella marabunta de proscritos, deportados y ganaderos era convertirlos en agricultores, adaptarlos a la llamada civilización. Y lo consiguió en su modélica misión-granja de Victoria Plains bautizada como Nueva Nursia. Un empeño en el que se empleó a fondo durante más de tres décadas, como ya recogía, entre otros, el diario Western Australia's Times el 17 de noviembre de 1867.

Apenas a los tres años de llegar a Australia realizó un viaje a Europa que lo llevó de nuevo a Londres el 27 de abril de 1849 (se cumplen ahora 160 años), es decir, solo trece años después del regreso de Darwin. Acompañado de dos de aquellos salvajes, Conaci y Dirimera, compareció en la Real Sociedad de Geografía con la idea de convencer a los que opinaban que los australianos no podían ser civilizados -ignoro si nuestro celebrado naturalista estaba allí-. Y parece que sus nativos dejaron maravillados a aquellos sabios.

Quizás la anécdota más reveladora de su particular refutación, de la distancia que Darwin atribuyó a los aborígenes respecto a los europeos, se resuma en la de la nativa Sarah Cann, que se encargó a la perfección de la oficina telegráfica de la granja y misión benedictina de Victoria Plains ya en 1876. Asunto que mereció el envío de una nota oficial del gobernador inglés al ministro de las Colonias en Londres.

Aunque no es menos cierto que, salvo en la isla utópica de fray Rosendo, los indígenas australianos estuvieron casi siempre más cerca del exterminio -anunciado por Darwin- que de la cultura occidental.

(*) A fotografia corresponde aos dous aborixes que acompañaron a Salvado nesta Europa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cristobal Colón Fonterosa e Tui

Ás veces un rato de navegación pola rede na procura dalgún dato nos conduce a outra liña de investigación ou coñecemento inesperado. Rebuscando nos primeiros números da revista gráfica “Vida Gallega” que fundou en 1909 o xornalista Jaime Solá, e que con diversos avatares chegou ata o ano 1963, demos cun artigo sobre Celso García de la Riega e a súa teoría sobre o Colón galego.

García de la Riega (1844-1914) é un funcionario, deputado, xornalista e investigador pontevedrés, pero sobre todo é coñecido por ser o inicador e impulsor da teoría da orixe galega de Cristobal Colón, sendo o primeiro en atacar a teoría xenovesa nunha conferencia realizada en Madrid en 1898 a petición da Sociedad Geográfica de Madrid. Cristobal Colón e a súa biografia estiveron sempre rodeadas de incognitas e dúbidas, mesmo antes da súa morte. A súa personalidade e os pleitos que emprendeu el mesmo ou os seus herdeiros pola sucesión do seu morgado non fixeron máis que contribuír a este afastamento que explica, en…

Manuel Fernández-Valdés Costas, cronista oficial de Tui

Manuel Fernández Costas (Tui, 1887-1962) reclama una biografía que nos achegue a súa importancia e significación. Trátase dun dos principais investigadores da historia tudense e tamén, curiosamente, dos mais esquecidos na actualidade. Neste blog temos recollido en diversas oportunidades referencias á súa actividade e, incluso, algún dos seus artigos xornalísticos.

No volume III da revista “Tuy. Museo y Archivo Histórico Diocesano” (1980) o seu fillo Eloy publica un moi breve apunte biográfico do seu pai xunto a unha moi interesante achega das súas publicacións, especialmente en xornais e revistas, pois en formato libro unicamente saíron dos prelo dúas obras da súa autoría. Unha de carácter profesional (foi funcionario do Corpo Pericial de Aduanas) titulada “Arbitrios, impuestos y recargos que liquidan las aduanas en la importación y exportación de mercancias” (Madrid, Editorial Plutarco, 1948) e outra sobre historia tudense e que recolle e amplía unha serie de artigos publicados no “Fa…

O grupo "Ultreya" tudense (I)

A comezos do ano 1932 o daquela profesor do Instituto de Noia, Álvaro de las Casas, funda con varios rapaces alumnos seus os Grupos Ultreya que terán un curto pero activo papel no desenvolmento da nacionalismo entre a mocidade galega.
Alvaro de las Casas (Ourense, 1902 – Barcelona, 1950) é unha persoalidade apaixoante (o estudo de Uxio Breogan Dieguez asi o documenta). Tras os seus estudos de Filosofía e Letras (especialidade de Historia) en Valladolid, trasladouse a Madrid sendo nomeado secretario particular do conde de Vallellano, alcalde de Madrid. Mantivo de sempre grande relación con intelectuais galegos especialmente con Vicente Risco.
Pero en 1930 da un xiro a súa actividade, adoptando unha actividade galeguista e republicana, incorporándose ao ensino público. Chega en 1930 como profesor de Xeografía e Historia ao Instituto de Noia, posto no que continuará ata a súa destitución polos sublevados en agosto de 1936, cando xa tiña fuxido para Portugal. Tivo unha traxectoria ás veces …