Ir al contenido principal

Tui nas descricións xeográficas do século XVIII, por Juan Miguel González Fernández

"Tudensia" hónrase en contar coa colaboración do prestixioso historiador Juan Miguel González Fernández, especialista en historia moderna, que nos envia unha colaboración sobre Tui de grande interese. Interrumpimos pois temporalmente a serie sobre as peregrinacións xacobeas que retomaremos axiña. Gracias a Miguel por esta achega sobre a nosa cidade.


José Cornide Saavedra


Coa chegada da Ilustración a Galicia xorde o interese polo coñecemento máis “científico” do Reino, aparecendo un pequeno pero valioso grupo de autores, que motivados ben polo militar ou pola economía recollen información precisa e máis ou menos veraz sobre a nosa terra, e a s súas cidades, entre a que non pode faltar Tui, daquela cabeza de provincia. Tamén van a aparecer, xa impresos -para máis público-, “Diccionarios” que seguen máis ou menos os pasos das obras anteriores.
Os diferentes intereses e perspectivas dos autores, ainda as veces contradictorios, permiten facermos unha idea cabal de como era a urbe tudense nos finais do século XVIII e primeira década do XIX, cando aínda estaba vixente o Antigo Réxime.
Cómpre comezar pola obra de J. Cornide Saavedra (1734-1803), rexedor do Concello de Santiago e membro da Real Academia da Historia, quen nos legou unha prolífica obra, en gran parte de temática galega.. N a súa “Descripción circunstanciada de la costa de Galicia y raya por donde confina con el inmediato Reino de Portugal, hecha en el año 1764", preocupado sobre todo pola defensa militar, escribe sobre Tui:
Una legua arriba volviendo a seguir la ribera se halla la plaza de Tuy. Hállase situada en una colina sobre la orilla del río. Su fortificación es irregular. Su parte que está sobre la frontera tiene dos buenos baluartes, y una cortina. La parte de tierra está cercada de un recinto con algunas obras exteriores de tepe todo ello en mediano estado: y solo capaz de resistir un golpe de mano. Tiene cuarteles, almacenes y hospital regularmente tratados. En los baluartes que hay sobre el río hay diecisiete cañones montados. Mándala un gobernador con grado de teniente coronel , y su guarnición regular consiste en los residuos que suelen quedar de las compañías de inválidos provinciales, después de sacados los destacamentos (89 V).
La ciudad de Tuy es capital de esta provincia, sus calles son en cuesta y sus edificios de muy mala estructura. Tiene 821 vecinos [familias] en el recinto de las plazas y arrabales contiguos: de los cuales hay algunos distinguidos y ricos, los demás son mercaderes, labradores artesanos y dependientes del cabildo. El obispo junto con éste es dueño de la ciudad, nombra justicia todos los años y algunos regidores añales además de tres o cuatro que son perpetuos. El cabildo se compone de un deán, varias dignidades y un número considerable de canónigos que tienen rentas considerables con proporción al país. La catedral y el palacio del obispo son dos edificios antiguos sin arquitectura, situados en lo más alto de la plaza. Hay dos conventos de monjas, y dos de Dominicos y Franciscanos. No es lugar de comercio (90 R) ni tiene más que el preciso para surtir de géneros la provincia.
Para las comunicaciones con Portugal hay a tiro de fusil de la plaza una barca de paso que conduce a las gentes de una ribera a otra. En el embarcadero hay una aduana para registro de los géneros que pasan de una parte a otra.
Aunque la situación de la plaza no tiene nada de agradable; la vega de sus cercanías bañada por el río del Oro , es fértil y abundante [...].
O ferrolán Lucas Labrada (1876-1845), dende a súa xuventude estivo moi vencellado ao Consulado da Coruña -organismo Ilustrado- , chegando en 1802 ao posto de Secretario; dous años despois daba a luz a súa “Descripción económica del Reino de Galicia”, na que recolle abondosa información a través dos poderes locais (concellos,...), e na que reflicte o seu pensamento económico e a preocupación polos problemas concretos do país. Con respecto a Tui, apunta:
A cuatro leguas escasas de Goyán, río arriba, está la Ciudad Episcopal de Tuy, Tyde, cuyo vecindario, incluso el de la Jurisdicción asciende a 1.624 vecinos. Después de hecha por Bruto la conquista de Tuy [...], y padeciendo en el año 766 la ruina [...] añade Huerta que cuando está ciudad se restableció fue para en distinto sitio, pues el antiguo era el valle que llaman Pazos de Rey, a donde expresa Mariana, se muestran las ruinas del palacio en que habitó el Rey Witiza. En el año 766 se reedificó en lo alto de una montaña en un sitio muy llano, que se llama Cabeza de Francos, con una cerca de mediana legua de contorno y de grueso más de tres varas, con cubos y rebellines acomodados a la táctica de aquellos tiempos. Aquí permaneció mientras fue frontera de los moros, y después se mudó a una legua de distancia donde hoy está, sobre las aguas del Miño [...]. La principal industria de Tuy son las lencerías del país; hay también en la ciudad algunas fábricas de sombreros ordinarios y de curtidos; una de excelentes licores, que beneficia por mayor y menor don Juan Zuaga, el mayor en sociedad con don Ventura Mora. Las señoras Religiosas del Convento de la Concepción despachan al año más de cuatro mil arrobas de dulce de perada, que fabrican. Don Juan Maceyra tiene un almacén bien surtido de toda clase de maderas que beneficia. Y los señores de Abión, Lago y Lemos tienen en los arrabales almacenes de géneros de madera del aire, sebo y cueros, que despachan por mayor y menor a países extranjeros y para el Reino. El territorio de sus contornos es delicioso y abundante de vino, maíz, lino y diversas frutas y tiene excelentes parados para ganado vacuno, caballar y otros; y en el río abundan los salmones, sábalos, lampreas y truchas.
La comunicación desde Tuy con Bayona y Rendondela es de lo más malo que se puede idear[...].
En Tuy se hace un mercado semanal los jueves, de cerdos, gallinas, lienzos, frutos, varios comestibles del país y algunas tiendecillas de trajinantes [...].
Por último queda o “Diccionario Nomenclátor de las ciudades, villas, aldeas, caseríos, cotos, ventas, castillos y prioratos de todo el Reyno de Galicia” (Santiago, 1810) obra do coengo da catedral xacobea José Villaroel Pérez de Baños -deixou escasa obra- , na que se recolle a modo de catastro as entidades xeográficas do país. Referíndose a Tui, apunta:
La Ciudad de Tuy, Capital de la Provincia de su nombre, a los 42º 3´ de latitud y 11 de longitud, está situada y murada en terreno alto sobre el Río Miño a manera de Isla, cercada por tres riachuelos, que desaguan en dicho Río; sobre los cuales hay 4 Puentes. Su población se compone de mil vecinos y su clima es templado; pero no de los más saludables por la inmediación de unas lagunas , y la campiña es una vega deliciosa y fértil, nombrada de Ouro por el río del mismo nombre que la riega, plantada de viña, limones, naranjos, frutales de toda especie y abundante en maíz, lino, hortalizas y legumbres. Hay prados admirables para ganado vacuno, caballar y otros: las carnes de aves, cazas y frutas son muy especiales, como también los salmones, sábalos, lampreas y truchas del Río. Las calles son regulares, empedradas y limpias, con 3 puertas, una plaza principal, algunas plazuelas , 3 fuentes, bellos paseos y frondosas alamedas.
Refiérese que la fundó un Príncipe Griego, llamado Tide, por su padre Tideo, Soberano de Etolia, donde ahora dicen Pazos de Rey. Logró mucha opulencia viviendo allí Witiza; después de la invasión de los moros la hizo reedificar Ordoño I en el sitio de San Bartolomé, y últimamente Fernando II de León, en el que hoy subsiste, edificando la fortaleza y el palacio que habita su Obispo, el cual y Cabildo son señores de ella. La Catedral logra [?] de buena arquitectura, 4 naves, 9 capillas y capacísimo claustro. Conserva, entre otras reliquias y cuerpos de Santos, el de S. Pedro González Telmo, Patrono de la Ciudad y del Obispado, junto con S. Julián del Monte Martín, natural de una de sus feligresías . Compone su Cabildo de 9 Dignidades, 21 Canónigos, 8 Racioneros, dos Curas, un Sochantre, 6 salmistas y 29 capellanes.
Tiene además una Parroquia, 2 Conventos de Religiosos, 1 de monjas: otros 2 Templos y una capilla, 4 Ermitas, 2 Hospitales, un Seminario de Gramática, 3 Ferias al año y Mercado los jueves. En sus armas pone media luna plateada y 3 estrellas doradas con campo azul y corona Real [...].

Juan Miguel González

Comentarios

  1. Muy interesantes todas las descripciones que se recogen sobre Tui. Tan tólo observar que, el autor ferrolano que se cita, parece confundir la llanura de la cima del Monte Aloia o San Julián con lo que conocemos como "O cabeço dos Francos o do Franco", que está en Frinxo y cuyo nombre parece que viene de la ocupación francesa durante la Guerra de la Independencia. Por lo demás, el trabajo del Sr. González Fernández es muy meritorio y hay que agradecérselo. Un cordial saludo desde León. Víctor Ferrero”



    Víctor Ferrero (Promonumenta – León)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

A lenda do túnel baixo o MIño

As lendas ou narracións populares, transmitidas oralmente, relatan xeralmente acontecementos ficticios que se teñen por reais, en moitas ocasións mesturados con feitos históricos. Pola súa capacidade de evocación, pola súa transmisión xeracional as lendas conforman un acervo do que chamamos patrimonio inmaterial que cómpre recoller e preservar. Na nosa cidade conservamos varias lendas vencelladas ao caracter histórico da nosa localidade, ao seu caracter fronteirizo e consecuentemente a súa fortificación fronte aos posibles invasores. A máis asentada no imaxinario colectivo tudense é a relativa ao “túnel” que comunica Tui coa outra beira do Miño, coas terras de Valença. Resulta moi significativa esta lenda pois testemuña como na mentalidade dos tudenses a fronteira e a súa condición de limite, de aillamento fronte ao estranxeiro era superada polas nosas xentes que a través do túnel escapaban destas “imposicións” e mantiñan a comunicación coas terras irmáns que as estructuras políticas t…

A Semana Santa tudense e as súas posibilidades

Xa na noite do Venres Santo xorde de novo unha reflexión sobre a Semana Santa tudense, pois quizais na nosa cidade non chegamos albiscar as súas potencialidades como elemento que forma parte do noso acervo patrimonial que temos a responsabilidade de conservar, sen privala da súa dimensión relixiosa, e dende esta valorización é tamén un posible recurso turístico para Tui, pois poucos lugares de Galicia teñen unha riqueza similar nestas xornadas.


Neste mesmo blogue temos sinalado que inmediata celebración das festas patronais de San Telmo distorsiona a visión destas xornadas de celebración do misterio pascual de Xesús, configuradas como un preludio das festas e, consecuentemente, infravaloradas non xa na súa dimensión espiritual senón na súa significación cultural. Cómpre valorizar as actividades litúrxicas ou para-litúrxicas destas datas, pois, independentemente da súa significación relixiosa ou espiritual, conservan requintadas expresións da nosa historia colectiva da que somos custodi…

O grupo "Ultreya" tudense (I)

A comezos do ano 1932 o daquela profesor do Instituto de Noia, Álvaro de las Casas, funda con varios rapaces alumnos seus os Grupos Ultreya que terán un curto pero activo papel no desenvolmento da nacionalismo entre a mocidade galega.
Alvaro de las Casas (Ourense, 1902 – Barcelona, 1950) é unha persoalidade apaixoante (o estudo de Uxio Breogan Dieguez asi o documenta). Tras os seus estudos de Filosofía e Letras (especialidade de Historia) en Valladolid, trasladouse a Madrid sendo nomeado secretario particular do conde de Vallellano, alcalde de Madrid. Mantivo de sempre grande relación con intelectuais galegos especialmente con Vicente Risco.
Pero en 1930 da un xiro a súa actividade, adoptando unha actividade galeguista e republicana, incorporándose ao ensino público. Chega en 1930 como profesor de Xeografía e Historia ao Instituto de Noia, posto no que continuará ata a súa destitución polos sublevados en agosto de 1936, cando xa tiña fuxido para Portugal. Tivo unha traxectoria ás veces …